A DOS AÑOS DE LA VICTORIA

Por: Enrique Terán

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

Columna/ MENTIRAS VERDADERAS

Hace dos años el movimiento de regeneración nacional dio una sorpresa insospechada, si bien es cierto que la victoria y las suerte de AMLO ya estaban echadas; jamás pensaron los detractores recalcitrantes, las cifras y los porcentajes y los 30 millones de votos fueran plasmados en las urnas.

Si bien es cierto: que la sociedad ya estaba fragmentada desde antes; los bandos se han ido decantando; entre fifís y chairos: hay quien tiene visiones ñoñas de la vida y acusa al presidente de polarizar al país. En la vida hay pasiones; fanáticos, amantes despechados e idiotas que piensan que todos deberíamos abrazarnos sin importar nuestras aficiones y diferencias.

Si tuviéramos que hacer un análisis y calificar la gestión del presidente: saldrían a flote nuestros reclamos, nuestras filias y temores. La gestión gubernamental es mediocre; tendría un seis. Si bien es cierto que el país no colapso; tampoco empezamos hacer Suiza; pero si esperábamos destellos de cambio: hay una deuda enorme aún.

Las libertades cívicas; individuales han sido buenas al menos en los que vivimos en esta ciudad; el presidente tiene un ocho: lo autoritario que muchos pronosticaban y los agoreros; pregonaban sin cesar. Se ha respetado: la tentación caudillista, el temple autoritario, el apoyo popular; el presidente ha
decidió no sucumbir ante esas tentaciones naturales.

Economía: Sigue igual, sin cambios profundos; no hay una reforma fiscal, lo cual urge; por la falta de dinero en las arcas públicas y el gasto social que está haciendo el presidente; sobre una economía heterodoxa, pero con tintes neoliberales y aún presentes del antiguo régimen: Para mi estaría reprobado; pero para un neoliberal; tendría que calificarlo con 7.

No le ha quitado autonomía al banco central; la recaudación fiscal sigue igual así que es una falacia que los inversores estén espantados y si las cifras dicen que va a la baja; eso está pasando en todo el mundo por razones obvias.

Seguridad: Esta reprobado; sigue teniendo delincuentes en el gobierno, ejemplo de ello, son los empleados de Claudia Sheinbaum: el secretario de seguridad; un narcotraficante hecho y derecho. Un inútil como Alfonso Durazo que proclamaba su amor a Colosio; pues eso ya dice mucho: Aquí el
presidente hizo una jugada maestra, digna de un en economista liberal, al estilo de Milton Friedman: La violencia acabara con la delincuencia; por el número de muertos y eso se regulara; solito: con la oferta y la demanda.

Así que sean pacientes; ya se acabaran de matar entre la delincuencia organizada y los hampones que ocupan cargos de seguridad.
Haciendo las sumas y las restas el presidente tendría una calificación de 7.5 en general. Hay un gasto social abundante y oneroso, lo cual un sector de la población, está siendo beneficiada sin duda alguna. A menos de dos años de su gestión y con una pandemia ; no me parece tan mal.

Pero el ambiente esta enrarecido; y sin duda quien hace el ambiente pesado, es la oposición hostil, desmesurada y sin ética: Hay gente honorable que hace un esfuerzo y no es claque del presidente; pero su voz queda soterrada, ante críticas que emanan del odio, de la frustración. Pero eso es resultado de la
cultura política que este sistema político; construyo a lo largo de varias decenas de años.

AMLO debería tener un Jesús Reyes Heroles; entre sus consejeros. Alguien que le construyera y le inventara una oposición digna: Un Kumamoto, un Ricardo Raphael, Mauricio Merino y no mamarrachos como Chumel Torres o Javier Lozano. Porque los pendencieros son odiosos, pero los incompetentes y
lambiscones son una plaga: Marti Batres, John Ackerman, Claudia Sheinbaum
y Olga Sánchez Cordero; es mejor no tener nada.

Hacen la convivencia complicada; nunca es grato tratar con gente sin capacidades intelectuales; idiotas pues. Estos personajes deleznables; hacen que muchos tengamos dudas, creo que sino estuvieran, el gobierno sería muy bueno. Seamos optimistas irresponsables y demos un voto de confianza; que esas aves son de paso y de rapiña.

Las instituciones deben ser fortalecidas, porque este gobierno, carece de efectividad y la aplicación eficaz de la ley: Hay que responderle al ciudadano de a pie, que sienta su bolsillo sano y que se sienta protegido. Cierro: La gestión de Claudia ha sido pésima y debería renunciar a la CDMX y a sus aspiraciones ridículas presidenciables. Esta reprobada en todos los rubros; porque llamarla
incompetente, seria ser generoso con ella.

 

 

 

julio 3, 2020

Deja un comentario