Soy acatleca y rechazo la violencia

Por: Rosalía Vergara

Columna #NoPolitices

Reportera de la Revista Proceso
@rosaliaproceso

El domingo 5 de abril, la persona “N” me envió un audio sobre un acto de violencia registrado en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con la siguiente información:

“La madrugada de hoy, entre 3 y 4 de la madrugada un grupo de aproximadamente ocho personas embozadas, encapuchadas, con chalecos antibalas y armas de fuego ingresaron a la Facultad y, obviamente, sin la supervisión del departamento de vigilancia y eso es lo que ellos alegan, que no se dieron cuenta cuándo entraron ni cómo y quemaron uno de los cubículos que tenían tomado un colectivo feminista.

“Hay varios lesionados, de gravedad, están hospitalizados en hospitales de Naucalpan, personas con quemaduras en todo el cuerpo, con contusiones en la cabeza, con fracturas en la mandíbula, algo grotesco.

Mujeres que fueron desnudadas en el proceso de los golpes y con intento de violación o fueron agredidas sexualmente, obviamente laceradas y humilladas. Les robaron sus cosas, sus celulares, sus pertenencias y bueno, el colectivo, en un acto de supervivencia decidió dejar las instalaciones.

“Y el jefe de vigilancia, Erasmo González Castro, en ese momento, a las horas de la madrugada llegó en una patrulla de la policía estatal. Las personas que hicieron esto no eran cualquier persona, creemos que pudieron haber sido policías o gente pagada por la misma autoridad para desalojar, pero más allá de desalojar pues atentar contra la integridad de las compañeras que tenían tomado el cubículo.

“Las compañeras temen por sus vidas porque fue un atentado contra ellas y los compañeros que se encontraban ahí, al grado de que dispararon, las armas de fuego se dispararon dentro de la Facultad y como siempre vigilancia UNAM no supo nada”.

Como a la una de la tarde, en la cuenta oficial de Facebook de la FES Acatlán se difundió el siguiente comunicado: “El día de hoy, alrededor de las 04:00 horas, un grupo de personas encapuchadas entraron de manera ilegal al interior de la Facultad e incendiaron la Oficina de la Unidad Jurídica, ubicada en el primer piso del edificio de Gobierno dañando el mezzanine y varias oficinas.

“En el lugar se encontraron bombas molotov, petardos y gasolina. El personal de vigilancia dio parte a los bomberos del municipio que acudieron a controlar el fuego”, indicó.

“Por parte de la Facultad se están presentando las denuncias correspondientes para esclarecer los hechos y se finquen las responsabilidades correspondientes”, añadió.

“Externamos nuestro rechazo a la violencia generada por este grupo que atentó, de nueva cuenta, contra el patrimonio de la Universidad”.

El colectivo “Argüenderas y Revoltosas” difundió un extenso comunicado donde registraron testimonios de lo que vivieron las y los acatlecos esa madrugada.

La FES Acatlán señaló que ya había presentado denuncias, pro no ha mencionado cuál es el estado de salud de las y los agredidos, tampoco ha esclarecido qué hacían ahí en medio de la emergencia sanitaria y mucho menos ha comunicado nada sobre la acción o inacción de los elementos de seguridad de la Facultad.

Estos hechos me afectan porque yo estudié en la FES Acatlán, hace poquito, como veinte años, cuando era Escuela Nacional de Estudios Profesionales (ENEP) y desde entonces se han reportado agresiones hacia el estudiantado y acoso sexual hacia las y los alumnos, pues la violencia no tiene género ni
respeta estrato social.

Había porros, tenían un nombre que prefiero no mencionar. Una tarde llegó un micro lleno de sangre. Los porros bajaron a cuatro personas que se dedicaban a timar a los estudiantes y a la gente jugando “dónde quedó la bolita” afuera del metro Cuatro Caminos. También se subían a los microbuses a robar o a tocar a la gente en sus partes íntimas, entre otras barbaridades que solo hacen las personas cobardes.

Los llevaron a la explanada central y los tumbaron en el suelo. Una chica se desmayó al ver tanta sangre, otro tomaba fotografías y yo, pues creo que fue la primera vez que comencé a reportear. También fue la primera y única vez que vi al entonces director, ya finado, en mi etapa estudiantil y en mi vida.

Uno de los golpeados murió y sus cómplices juraron venganza. Yo iba a estudiar con miedo.

La discusión en ese entonces se centró en la autonomía de la FES porque adentro nadie le podía hacer nada a los porros, pero las autoridades tampoco querían a ningún policía dentro de la Facultad.

Eso sí, en el interior de la FES, los porros golpeaban, violentaban a las y los estudiantes, robaban, acosaban y hacían lo que querían al amparo de las autoridades que no hicieron nada hasta que los aprehendieron por algún delito cometido en algún lugar fuera del campus.

Hace un tiempo supe que algunos estaban libres, no sé si volvieron a las andadas en la FES. Ojalá y no.
Por esta experiencia que viví como acatleca, yo les creo a las y los acatlecos que denunciaron una agresión directa por su activismo universitario y exigen el esclarecimiento de los hechos violentos y que se castigue a los responsables.

Les creo porque son estudiantes, no delincuentes. Tomaron uno, dos o tres cubículos, pero no robaron un banco. Están ejerciendo su libertad de expresión, están siendo universitarios y les creo principalmente porque son personas que merecen respeto, como todo el mundo, aunque sea mundano.

abril 7, 2020

3 comentarios en “Soy acatleca y rechazo la violencia

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: