Aquí y en China

Rosalía Vergara. Analista Político.
Rosalía Vergara. Analista Político.

 

Rosalía Vergara
Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

Columna #NoPolitices

Cada que veo videos así, pienso en cómo me gustaría ser uno de los que, con el utensilio en la mano y de cara a la nación le gritan a todos aquellos irresponsables que no usan cubrebocas, “póngaselo, órale” y todos los improperios que suelen acompañar estas bonitas expresiones.

Así le gritaron a los pobladores de Huauchinango, Puebla, miembros de la “Asociación de Comerciantes Unidos de Huauhcinango” que intentan concientizar en Puebla sobre los riesgos del virus SARS-CoV-2 causante de Covid-19, llaman al uso del cubrebocas, a mantener la sana distancia y, si se puede, que la gente se quede en su casa.

En otro punto, vestidos de negro y cargando un ataúd con flores, los comerciantes realizaron una “marcha del silencio”, en memoria de los fallecidos por Covid-19 y para concientizar a la gente para que se cuide y se reduzcan los contagios del virus.

“Solamente así entienden, cabrón”, expresó una mujer que grabó y difundió el video en redes sociales y yo estoy de acuerdo, aunque sea momentáneo.
“Mejor encerrado en casa que bajo tierra. La única cura para la Covid es la cremación. Uso obligatorio de cubrebocas. Guarda tu sana distancia. Usa adecuadamente el cubrebocas”, se leía en las cartulinas de los manifestantes, quienes también recurrieron a los laminazos y hasta “zapes” a la gente.

Este lunes, en Puebla se llamó a alerta de riesgo máximo por contagios de Covid-19 y se mantienen suspendidas las actividades no esenciales hasta el 25 de enero.

Se registraron 849 nuevos contagios durante el fin de semana, 6 mil 765 defunciones, de las cuales 116 ocurrieron en las últimas 72 horas. Actualmente hay mil 948 casis activos en 98 municipios, de los cuales mil 293 permanecen hospitalizados y 184 tienen ventilación mecánica asistida, informó el
secretario de Salud de Puebla, José Antonio Martínez García.

Además, decomisaron pruebas Covid-19 que se vendían en las calles de Puebla sin contar con los permisos sanitarios correspondientes.

Si esto pasa en Puebla, México, pero también en China, donde supuestamente el virus SARS-CoV-2 brincó a humanos para causarles Covid-19.

Este lunes se informó que confinó a alrededor de 3 millones de residentes adicionales en el noreste del país tras detectarse nuevos casos de Covid-19 vinculado a un representante de ventas vinculados a personas mayores, informó la Agence France Presse (AFP).

El brote se registró en la provincia de Jilin, en el noreste de China. Dos ciudades, Gongzhuling y Tonghua, ubicadas al noreste de China y cerca de la frontera con Corea del Norte,fueron sometidas a cuarentena después de detectado el brote de cerca de cien personas. El gobierno se alista a realizar
pruebas a todos sus habitantes.

Al parecer, éstos fueron contagiados a través de un vendedor viajante asintomático, de 45 años de edad que vive en la comunidad vecina de Heilongjiang, donde la semana pasada declararon estado de emergencia y que fue a Jilin a impartir cuatro conferencias en dos puntos distintos.

El sujeto contagió a 102 personas, de manera directa e indirecta, incluyendo las 79 personas que acudieron a sus charlas y 23 personas cercanas.

En China se han reportado 109 nuevos casos de infección, por lo que se han ordenado confinamientos, restricciones de viajes y pruebas de control sanitario masivas en otras ciudades, como el distrito de Harbin donde se suele realizar un popular festival de hielo.

El 16 de enero, la provincia China de Hebei, al norte del país, extendió el confinamiento en su capital Shijiazhuang y otras ciudades por el incremento de Covid-19, en su mayoría por transmisión local entre residentes de zonas rurales.

 

Las medidas se extendieron hasta el 19 de enero y no se descarta prorrogarlas si se detectan más brotes, de acuerdo con Prensa Latina.
Habei acumula más de 640 pacientes de Covid-19 desde principios de 2021 por un rebrote que puso en cuarentena a 24 millones de personas, por un caso importado de coronavirus, aunque falta precisar si fue un viajero o algún producto proveniente del extranjero.

Beijing informó ese día que aparte de los 21 días de observación médica exigirá pruebas de hisopado y otros siete días más de confinamiento a quienes lleguen del exterior.

Aunque los chinos no tienen la creatividad de los de Huauchinango, lo que sí hay es gente irresponsable que cree que las muertes, los enfermos y los hospitalizados son una gran mentira de gobiernos que quieren controlar gente –pero a estas personas no porque son muy listos—y piden al mundo que
despierte, por la gran farsa o ¿cómo le llaman? Ah sí, plandemia de la que forman parte porque al ser tan ellas, ellos o elles, siguen provocando los aumentos en los contagios.

Y ya ni hablo de los que siguen haciendo fiestas, porque no creo que sea estupidez, es falta de empatía, solidaridad, compañerismo y humanidad, de eso que los jóvenes dicen que tienen, pero solo en sus redes sociales.

 

Contadores SDV

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario