EL AUTORITARISMO EN TIEMPOS DEL COVID-19

Por: Enrique Terán

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

COLUMNA / pMENTIRAS VERDADERAS

 

El rostro del autoritarismo se ha asomado en esta coyuntura que estamos viviendo y esta vez no es de la izquierda tradicional, ni los comunistas, ni dictadores de las repúblicas bananeras, ni dictadores caribeños; son la oposición desarticulada mexicana y los poderes facticos, pudiera parecer una estrategia para golpear al nuevo gobierno; que este último no se ayuda mucho, la verdad sea dicha.

Pero ya es una actitud adquirida, propia de su naturaleza; y aquí no tiene la culpa el PRI o el nuevo gobierno.

Enrique Alfaro el gobernador de Jalisco; ha demostrado su verdadero rostro: un pobre diablo empoderado; parecido a un policía que le otorgan el poder de cuidar una puerta y este decide arbitrariamente quien entra y quién sale.

Llamando “Pendejos” a quien no puede o no quieren obedecer sus atrabiliarias reglas inconstitucionales.

Otro ejemplo de ello es que ahora no puedes ingresar a ningún supermercado, sin cubre bocas; y un policía como león enjaulado, te increpa y te bloquea la entrada; cuando el mismísimo Lopez Gatell; dijo que de nada servían los famosos cubrebocas: pues nada, tienes que usar ese pedazo de tela que después de 10 minutos; huelen a cartón mojado.

Por si fuera poco, la televisión hace su parte de mal educar: Exhibiendo a gente que no le da la gana, creer en su famosa pandemia; poniéndolos como brutos, analfabetas, necios y un sinfín de calificativos.

Claro esta gente como es morena, pobre, sin ingresos; son ignorantes que se niegan a quedarse en casa.

Pero si una influencer rubia de ojos azules; dice en sus redes sociales que su famosa pandemia; es una arbitrariedad ridícula, ya que las enfermedades crónico degenerativas, como la diabetes, hipertensión, obesidad, cáncer; son mucho más altas que sus cuatro infectados; simplemente hay un profundo silencio, quizá algún chupamedias voluntario, salga a defender con argumentos pobres.

Pero los medios, quieren fungir como poseedores de la verdad absoluta y los que marcan la moral social; francamente son deleznables, ya que durante años llevan educando a la sociedad, con programas basura y ahora que el pueblo decide no creerse sus verdades a medias; son linchados desde la máxima tribuna de este circo romano.

Hanna Arendt en su obra: “Los orígenes del totalitarismo” plantea una tesis fundamental: Los gobiernos totalitarios forman bases para destruir a los demás, imponen valores sociales mediante el control de la vida pública y privada de los ciudadanos. Para ello, acaban con las leyes y diseñan otras que en apariencia les brinda legalidad para perseguir, juzgar o matar.

Es importante queridos lectores, observar cómo quieren volver al pasado; algunos nostálgicos de las dictaduras. Si bien es cierto que el nuevo gobierno en teoría, respeto derechos humanos y garantías constitucionales en esta coyuntura; en la práctica dejo que muchos gobernadores, alcaldes y todo aquel que tuviera un poquito de poder; hiciera su voluntad en su territorio.

Olga Sánchez Cordero; francamente ha sido tibia y solo está de adorno; ante los brotes cacicales de los cantamañanas; que nunca habian tenido un poquito de poder.

Debe respetarse la voluntad de cada individuo; y no vayan a responder con esa bobada: “Mi libertad empieza, donde termina la del otro”; porque tendrían que leer demasiado, para quitarse esos argumentos simplones y frases de tía solterona.

La realidad es mucho más compleja y para bien o para mal; hay libertades irrenunciables, como la de andar libremente por las calles; aun cuando represente un riesgo.

No me interesa meterme en una discusión académica sobre el coronavirus; porque reconozco mi ignorancia en cuestiones de medicina; lo que sí puedo hablar es de lo que, si sé: Leyes, poder, libertad, democracia y derechos humanos: porque como dijo un político español Julio Anguita: Para que queremos leyes si no las defendemos cuando nos favorecen y no acabamos con ellas, cuando nos perjudican.

Enrique Terán

mayo 1, 2020

Deja un comentario