¿Quién es el bruto?

Por: Rosalía Vergara

Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

Columna #NoPolitices

 

¿Quién es el bruto?

Últimamente me he preguntado qué afecta más: ¿hacer pintas y destrozos en la vía o pública o que sigan aumentando las muertes de mujeres durante el confinamiento por la pandemia de Covid-19 y nadie haga nada?
¿Por qué mataron a Giovanni? ¿Por no usar cubrebocas? Eso es brutalidad policiaca.

¿Por qué golpearon a Melanie? ¿Por participar en una marcha? ¿Por exigir justicia de una forma tal que sea escuchada porque las palabras “correctas” nadie las escucha? Eso es brutalidad policiaca.

El lunes 8 de junio un centenar de personas, algunos encapuchados, participaron en una manifestación contra la brutalidad policiaca, pero mientras pasaban por Paseo de la Reforma rumbo al Zócalo capitalino vandalizaron negocios, rompieron vidrios, causaron destrozos.

Antes de la marcha tapiaron la Embajada de Estados Unidos en México y el Ángel de la Independencia, sumándonse al asesinato a manos de policías de Giovanni López y del estadunidense George Floyd.

Se desplegaron elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) que no actuaron en ningún momento. ¿Quienes se enfrentaron? Ciudadanos contra ciudadanos. Y esto está pasando en todo el mundo, cada vez más fascista.

Miles de personas salieron a las calles de Europa y Australia, en Tokio y Seúl para apoyar las protestas en Estados Unidos contra la brutalidad policial que reflejan la rabia y el
hartazgo de la población que desquita sus frustraciones con las minorías.

Ahora las minorías, hartas de tantas injusticias, protestan de manera violenta, en todo el mundo. Europa ha sido testigo de las manifestaciones antirracistas.

En Londres se manifestaron en la Plaza del Parlamento, usando mascarillas por la pandemia de Covid-19 mientras portaban pancartas antirracistas.

En Berlin pasó lo mismo, llenaron el Alexanderplatz central y otras protestas en Hamburgo y Varsovia.
En Paris se prohibieron las manifestaciones previstas en la embajada de Estados Unidos y en los prados de la Torre Eiffel, pero algunas personas con pancartas con la leyenta: “Black Lives Matter” se reunieron en la Plaza de la Concordia.

Del mismo modo, en Brisbane, Australia, 10 mil personas se reunieron en una protesta pacífica y mascarillas sosteniendo pancartas con la leyenda “Black Lives Matter”, la cual ya es mundial, incluso la llevaron más allá exigiendo que se ponga fin al maltrato policial hacia los indígenas australianos.

Igual sucedió en Sidney, pese a la prohibición judicial por las restricciones del coronavirus, miles de personas marcharon y ahí estaba la policía mientras corearon: “¿Las vidas de quién importan? Las vidas de los negros importan”.

Así pasó en Melbourne, Adelaida y otras ciudades australianas. En Tokio protestaron contra el maltrato policial a un hombre kurdo, quien fue detenido mientras conducía, lo bajaron, lo empujaron al suelo y le causaron un hematoma.

En Seúl, activistas surcoreanos y residentes extranjeros, algunos con máscaras negras que decían “no puedo respirar”, las últimas palabras de Floyd, en coreano. Otros protestaron de manera virtual.

No todas son pacíficas. En varios países ha habido enfrentamiento. Todo esto en medio de una pandemia que está matando a miles de personas, mientras otras siguen apáticos pensando: “si a mi no me pasa, entonces no pasa nada”.

Pero la mayoría estamos hartos por alguna razón, cada quién desde su contexto y este es buen momento para manifestarlo.

Gente de mi entorno no ha sobrevivido a esta pandemia. Espero lograrlo para poder ver el resultado de esto que está pasando en el mundano mundo.

¡Que la Nueva Normalidad acabe con nuestras inercias!
#Pido

junio 9, 2020

Deja un comentario