Cabarroca legislará para aumentar penas por extorsión a vendedores ambulantes y transportistas en la CDMX

Durante un recorrido por la colonia Pro Hogar, vecinos y ambulantes denunciaron ante el abanderado de Redes Sociales Progresistas, Marco Cabarroca,  la inseguridad de la que han sido víctimas durante años, ya que existe un grupo de extorsionadores que les cobra “derecho de piso”.

“Este es uno de los delitos que más intimidan y dañan no sólo el patrimonio familiar, también su tranquilidad y relaciones con el entorno”, expresó Cabarroca quien busca un escaño en el Congreso de la Ciudad de México.



El candidato   explicó que actualmente la pena por extorsión en la CDMX va de cinco a diez años de prisión aunque pueden aumentar cuando, por ejemplo, se realiza en contra de una persona mayor de sesenta años, o cuando un servidor o ex servidor público es quien delinque.

“Consideramos que la pena debe aumentarse aún más, pues muchos delincuentes desde la comodidad de su hogar usan teléfonos celulares para cometer la conducta ilícita y causan trastornos emocionales y psicológicos, coartando el libre desarrollo de la víctima, pues aunque no se logre su cometido generan miedo y las personas dejan de desarrollar sus actividades cotidianas en un ambiente de seguridad.

“También hay que mejorar las estructuras del sistema de procuración de justicia para realizar investigaciones eficientes, robusteciendo la fiscalía especializada con capital humano y nuevos recursos tecnológicos que les facilite su función”, dijo. 

Otra situación que aqueja a los vecinos de la colonia es la falta de poda de árboles, mismos que peligra la integridad de las personas, ya que sus ramas en ocasiones se desprenden desde una altura de entre ocho y diez metros. Además, las raíces levantan el pavimento e incluso comienzan a cuartear las paredes de las casas, provocando accidentes.

Por ello, el candidato pretende impulsar una iniciativa en la se sustituyan los árboles que estén secos, que tengan plaga, que dañen el inmobiliario público, las banquetas, las casas y que representen un riesgo para los habitantes, por árboles que no crezcan tanto y que la gente pueda cuidar y posteriormente obtener frutas, esto también como parte de una concientización sobre el medio ambiente.

“Tenemos que procurar que haya más cuidado ambiental, pero también proteger a las personas y su patrimonio. Hay que velar por un servicio gratuito de poda de árboles, porque a veces les cobran hasta 500 pesos por cortar unas ramas o los multan si no tienen un permiso”, finalizó Cabarroca.

Contadores SDV

Sé el primero en comentar

Deja un comentario