Celia Marín promueve amparo contra reelección de Rafael Guerra en TSJCDMX

La Magistrada Celia Marín Sasaki interpuso una demanda de amparo en contra de la reelección de Rafael Guerra Álvarez, actual presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX).

La demanda de amparo fue interpuesta en el Juzgado Décimoséptimo en Materia Administrativa, con ella se busca erradicar la inconstitucionalidad de los artículos Vigésimo Tercero transitorio de la Constitución Política de la CDMX, así como el párrafo segundo del artículo Tercero transitorio de la Ley Orgánica del PJCDMX, que permiten la reelección de Rafael Guerra Álvarez.

En dichos artículos se establece que la persona que ocupa la Presidencia del Pleno del Tribunal y del Consejo de la Judicatura concluirá el periodo para el que fue electo y en su caso podrá participar en el proceso de elección siguiente, es decir, una reelección.

“Con la integración de estos transitorios crearon la ‘Ley Guerra’, toda vez que estos artículos no sólo van en contra del espíritu del constituyente sino que fueron expresamente negociados y publicados a favor de la presidencia actual.

“Ya que como su nombre lo indica, al ser transitorios sólo tienen validez hasta el 31 de diciembre del presente año, fecha en la que casualmente la actual administración termina sus funciones, por lo que la reelección del Doctor Guerra, carece de constitucionalidad y en caso de ganar, sus actos también serían inconstitucionales”, denunció Marín Sasaki.

En conferencia de prensa, la magistrada añadió que confía plenamente en la resolución de las instancias federales quienes revisarán la inconstitucionalidad de los artículos transitorios.

La magistrada Celia Marín Sasaki, actual presidenta de la Comisión de Género del pleno del Tribunal Superior del Poder Judicial de la CDMX y se inscribió como candidata a la presidencia del TSJCDMX durante el período del 1 de enero del 2022 al 31 de diciembre del 2025.

“Con esta demanda de amparo y, desde luego, con la suspensión concedida, combato la indiferencia que demuestran algunas de nuestras autoridades de no respetar nuestra constitución de la ciudad de méxico, negociando, modificando y aplicando leyes para lograr objetivos personales y no para beneficio de la sociedad”

“Con esta demanda de amparo demuestro que soy una mujer de hechos y no de palabras. Es tiempo que la Ciudad de México tenga el poder judicial unido y fuerte que merece, dirigido por una presidenta legítima, honorable, honesta, con experiencia y profunda convicción con que la justicia debe ser imparcial y sin ningún tipo de privilegios”, dijo en conferencia.

Para finalizar, la magistrada aseguró que ha trabajado desde hace 30 años para el Poder Judicial y está convencida de que la justicia es uno de los pilares esenciales para lograr el bienestar de todas las familias en la Ciudad.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario