Columna| Al Vino, Vino

Daniel Barranco. Analista Político.
Daniel Barranco. Analista Político.

LOS POBRES DE DERECHA

Las redes sociales, han dinamizado como nunca la forma de comunicación entre las personas, son espacios de interlocución entre comillas seguros, proveen de una valentía que en persona, o en un debate frente a frente sería poco probable que se expresaran ciertas posturas o argumentos, incluso permiten el anonimato, mediante el cual quien se encuentra tras el computador salvaguardando su identidad, puede sacar lo peor de sí mismo frente a una postura, idea, o comentario contrario al suyo, ya sean insultos, descalificaciones, burlas, o información falsa, la intención consciente o inconsciente termina construyendo un sofisma bastante dañino para nuestra sociedad.

Hoy en México, la argumentación no es parte central ya de los debates, no existe la intensión dialéctica de construir una conceptualización que logre generar consensos, por lo contrario hoy México se encuentra polarizado y la constante en la redes es la erística, pero sin sentido y un estudio a fondo, es solamente tener la razón por tener la razón, no para construir, solamente por el simple hecho de saberse como decimos los mexicanos más chingon que los demás.

Pero mi preocupación, tiene que ver con la falsa idea de la clase media, esa clase que solamente es una entelequia, que es el amigo imaginario de aquellos que han perdido su conciencia de clase, de quienes han adoptado según Marx una “falsa conciencia”, pero sobre todo ellos mismos se desclasan, y que es desclasar, es lo que las elites económicas y políticas de derecha quieren, ahora se los explico más a detalle.

Siendo racionales, pero sobre todo muy honestos, en mi opinión solo existen dos clases, los que poseen el poder económico, grandes propiedades privadas, transporte, telecomunicaciones, y los que solo poseen su fuerza de trabajo para subsistir, y justo ahí, nace la gran contradicción que hasta el día de hoy no me cabe en la cabeza, ¿En qué momento alguien perteneciente a la clase trabajadora, dejó de percibirse como tal?, ¿Cómo un estudiante de universidad pública, comienza a festejar ideales de derecha y criticar a las izquierdas sin fundamentos?, ¿Cómo es que alguien que creció en mi misma colonia, con carencias y proveniente de la cultura del esfuerzo, ahora comienza a sentirse burgués?, es fácil, los aparatos de enajenación de los potentados han triunfado, han logrado desclasar a la clase trabajadora.

La “Clase media”, piensa que por comprar un automóvil, un celular de alta gama, o ropa de marca, ya sea de contado o con un crédito a 48 meses, pertenecen a una nueva clase social y claro sienten que van en ascenso, han olvidado su conciencia de clase, para colocarse en una imaginaria, en una supuestamente neutral, pero que en realidad es una jaula imaginaria que los ha colocado fuera de la lucha de clases, y los ha convertido en personas sumisas y alienadas a las clases altas, y claro los predispone a identificarse con las clases altas de manera aspiracional, el nuevo pensamiento es “Aun no soy como ellos, pero pronto lo seré”, ya no se ve a los poderosos como los explotadores o abusivos, ni tampoco nos asumimos como los explotados o vulnerados, todo lo contrario, “vamos en camino a ser como ellos” (léase en tono triunfalista), y es ahí donde surge un desdén hacia la clase trabajadora, a la cual sin darse cuenta aún siguen perteneciendo, y ¿saben cómo podemos cuestionarnos y darnos cuenta a que clase pertenecemos?, muy simple, si tus activos económicos (claro si los tienes), no te permiten vivir más de tres meses sin cobrar tu nómina como burócrata, o estar 8 horas en la oficina de cualquiera que sea tu empleo dentro de una empresa privada o peor aún dentro de un despacho ajeno de cualquier rama (los fiscalistas tienen un lugar muy especial, son los más bloferos pero no les diga shh),déjame informarte que eres de los nuestros, si, de los nuestros, de la CLASE TRABAJADORA.

El peligro está en que los desclasados, soberbios y orgullosos cohetes en “vertiginoso ascenso” según ellos pues, comienzan a simpatizar con los discursos de derecha, a pregonar y votar por un nuevo cambio de régimen en favor de las libertades personales, y hasta se atreven a avalar los golpes discursivos, incluso los golpes de Estado como ocurrió en Bolivia, siendo que su realidad y condiciones de vida, no coinciden con los de la clase alta.

Por último les dejo un bonito círculo virtuoso, el cual se nos puede hacer realidad si seguimos sin ubicarnos y reflexionar sobre nuestro actuar.
Nos leemos la próxima semana.

1 Trackback / Pingback

  1. sig sauer p238 for sale

Deja un comentario