Columna La última pieza del tablero /

Alejandro Villafuerte. Analista Político.
Alejandro Villafuerte. Analista Político.

ENTRE REVOLUCIONES Y GOLPES DE ESTADO: LA HISTORIA SE REPITE.

Estimado lector, permítame agradecerle sus comentarios y la buena recepción de nuestra columna semanal: “La última pieza del tablero”, que con mucho gusto escribimos para todos ustedes. Queremos seguir siendo ese vínculo que fortalezca un pensamiento crítico e informado.

Justo como menciona esa frase célebre de Napoleón Bonaparte: “Aquel que no conoce su historia está condenado a repetirla”. Como si fuese un destino inevitable, parece que las nuevas generaciones están condenadas a repetir sucesos. Esto lo menciono por que en los últimos meses nuestro pueblo latinoamericano, del cual formamos parte por diversas razones, ha estado viviendo un proceso complejo, lleno de cambios profundos, por los disturbios políticos y civiles que se han producido en varios países sudamericanos, esto a pesar que el continente ha registrado avances económicos favorables, en sus últimas décadas.

La historia de la región ha estado forjada por revoluciones, dictaduras militares y por supuesto por golpes de estado, esto traducido como una inestabilidad política acentuada. Tan solo para este año Venezuela, con su gran crisis humanitaria que prevalece, su fracaso institucional de índole gubernamental, que ha llevado a la auto proclamación de líderes opositores, y el desconocimiento irreversible de Nicolás Maduro como primer mandatario, ante la comunidad internacional.

Como si todo esto fuese poco, en los últimos días, se llevó a cabo un golpe de estado en Bolivia, perpetuado por el poder militar y fuerzas civiles opositoras al gobierno, por el supuesto fraude electoral cometido en la elección presidencial,  que favorecía nuevamente al presidente, para un cuarto mandato. Las fuerzas opositoras exigieron la destitución inmediata de Evo Morales, este último quien termino por renunciar a su cargo como presidente.

El ahora convertido en un asilado político, quien ya se encuentra en nuestro país, por supuesto causó una gran polémica entre la clase política nacional la semana pasada ¿y usted estuvo de acuerdo con recibir a Morales a nuestro país? Seguramente deberá haber más adelante una discusión a fondo que determine las reglas “morales” de aceptación.

Siguiendo por los demás países del sur del continente, Paraguay, tampoco ha sido la excepción, se han presentado protestas, contra el presidente de Paraguay, Mario Abdo, a causa de un acuerdo firmado con Brasil, respecto a una central hidroeléctrica, esto más otros factores han llevado a ese gobierno contar con un casi 70% de desaprobación, y ya se ha iniciado con un proceso de destitución presidencial.

En Perú, las cosas tampoco tienen buena pinta, su presidente Martín Alberto Vizcarraga, ha disuelto el congreso, para convocar a nuevas elecciones del parlamento. Esto ha provocado múltiples manifestaciones, en ese país. Mientras que las inconformidades en temas relacionados a las pensiones y la educación, han sido una constante en Chile, que han dejado a miles de heridos y al menos unos 20 muertos, y las constantes acusaciones de violencia ejercida por el gobierno de Sebastián Piñera.

El mapa geopolítico actual, sitúa al gigante sudamericano Brasil, liderado por su presidente Jair Bolsonaro y luego a nuestro país como las principales potencias económicas de América Latina, que junto con Argentina aún no presentan revueltas a gran escala, y es justo hoy que en nuestro país recordamos el 109 aniversario de la Revolución Mexicana de 1910, lucha armada que logró finalmente hacia 1917 consagrar la primera constitución en el mundo que reconoce los derechos sociales.

De la independencia de 1810 a la revolución mexicana tan solo pasaron cien años, entre ese mismo periodo también aconteció la guerra de reforma.

Esos tres acontecimientos ahora conocidos como transformaciones en la historia de México, por propias palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien ahora pretende liderar una cuarta. Es que para hablar de un nuevo acontecimiento histórico o una nueva “transformación” esta sería una verdadera lucha armada en contra de un gobierno, o quizá ya estamos transitando en una transformación sin revolución violenta, y es ahí donde cabría preguntarse ¿Es la 4T en sí misma otro periodo histórico o solamente es un nombre hecho a base del marketing político? O ¿será la 4T el preludio para un verdadero acontecimiento histórico que se aproxima? Si esto son verdades o falacias, tan solo el tiempo lo dirá.

Al paso en el que vamos como país, con una sociedad cada vez más polarizada en diversos temas; con los problemas de inseguridad, el fenómeno migratorio, el regreso de las prácticas del pasado y el contexto por el que pasa Latinoamérica, que nos alcanza directa o indirectamente, seguramente podríamos estar cerca de una nueva lucha, ahora sí, en una verdadera transformación en la historia del país.

¿Usted estimado lector qué piensa?

Sobre Alejandro Villafuerte 12 artículos
Abogado y Analista Político

Sé el primero en comentar

Deja un comentario