Columna| La última pieza del tablero

Por: Alejandro Villafuerte

LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y LAS DEMOCRACIAS

Seguramente usted al igual que muchos, ha visto películas de ciencia ficción, que nos narran sobre el futuro y el dominio de la inteligencia artificial sobre los seres humanos, tal es el caso de las películas ochenteras y de los noventas, que lograron tener ese impacto emocional en las personas, sin embargo con el paso de los años y la llegada de las nuevas tecnologías a nuestra cotidianidad, ha permitido que nos acostumbremos tanto a esos avances e incluso llegar a depender hasta de ellas.

Esas cintas nos contaban en su historia, sobre los viajes en el tiempo, los robots controlados por computadoras sistematizadas, tal es el caso de “Terminator” o “El exterminador”, historia escrita y contada por el reconocido productor canadiense James Cameron.

Si bien sus dos primeras historias tenían una cierta lógica para su tiempo, sus secuelas posteriores no terminaron por convencer al público espectador, por eso, decidieron reinventar la franquicia y el pasado primero de noviembre de este año, se estrenó su tercera parte que ignora las otras películas, para seguirnos contando esa historia desde la segunda entrega, sin embargo esta tercera entrega sorpresivamente en taquilla tuvo un fracaso significativo, respecto a sus predecesoras.

A partir de esas historias, es donde ahora debemos ponernos a pensar, ¿hasta dónde puede llegar la inteligencia artificial de nuestro presente? ¿Debemos atemorizarnos por un posible dominio de esas tecnologías hacia nosotros en un futuro cercano? y la realidad de hoy en día, es que la inteligencia artificial, como bien apunta Joanna Bryson, quien dirige un grupo de científicos de la Universidad de Bath: “La inteligencia artificial ya nos está ayudando a destruir nuestras democracias y a corromper nuestra economía y el estado de derecho”.

Tal como señala Bryson, la inteligencia artificial no puede ser considerada como una amenaza actual, sin embargo ya se está haciendo un uso no muy ético de ella, al corromper las democracias y el Estado de Derecho, y los casos más conocidos ya se han dado, tal como la supuesta injerencia rusa en la elección presidencial de 2016 de los EEUU, en la que se filtró información falsa, según para favorecer a  Donald Trump sobre Hillary Clinton del partido demócrata.

Otros casos que han llamado la atención y debemos de analizar seriamente no como una broma, si no como una realidad, tal es la del primer candidato robot en un distrito de Tokio Japón, llamado Michihito Matsuda, que pretendía “terminar con la corrupción”, dicho humanoide terminó por alcanzar la tercera posición dentro de la preferencia electoral.

Es justo allí donde podemos razonar una y dos veces o quizá más, si una inteligencia artificial humanoide, puede en verdad sustituir o mejorar el quehacer político humano, o incluso llegar a pensar que estas nuevas inteligencias pudiesen tomar mejores y más precisas decisiones, o ¿Acaso los errores humanos dentro de la política, hacen que se busque hacer perfectible, con el uso de esas tecnologías? La realidad es que si la política humana fuese parcialmente o totalmente sustituida por dichas inteligencias, tendríamos varios dolores de cabeza y quizá muy pocos límites en nuestro actuar cotidiano.

Regresando a nuestro país en México, se valora la implementación del voto electrónico, que sustituya el sufragio tradicional en boletas de papel ¿sería este sistema confiable y eficaz, en un país como el nuestro? y esto lo pregunto, por razones históricas como las del 88´ y la del 2006, o ¿Ya habremos superado esos tiempos poco transparentes? la verdad es que solo el tiempo nos dará la razón.

Ahora con los recortes que tendrá el INE en los próximos años, dentro de la política de la austeridad republicana, se tendrán que plantear nuevas rutas y acercarse finalmente hacia la tecnología para llevar a cabo ese ahorro millonario. Finalmente, ¿Usted piensa que la inteligencia artificial actual, mejoraría nuestras democracias?

noviembre 27, 2019

Deja un comentario