Columna | Mentiras Verdaderas

Por: Alfredo Páez Galindo

Attolini un “Tartufo” de cuidado

Enrique Terán
Analista Político

Harold Bloom un crítico literario; afirmó en su obra; que William Shakespeare no sólo es un canon occidental de las letras: Es el inventor de la naturaleza humana.

Cuando se hace referencia a un enamorado; uno puede pensar en Romeo o Julieta. Cuando en el trono hay un ambicioso vulgar, el personaje de Macbeth se hace presente.

La obra literaria de este clásico; tiene un personaje para cada ocasión, para cada pasión humana que desatan los pecados capitales.

Sin embargo Moliére nos regaló un personaje clásico que es “Tartufo” un ex bufón de palacio que desea agradarle a Orgón, para quedarse con su gloria y riqueza.

Tartufo era un ladino, vulgar, ambicioso y mediocre; que no sólo quería casarse con la hija del jefe, sino además sedujo a la esposa del mandamás.

Dicen que Moliére escribió esta obra, como sátira de la situación política que atravesaba Francia; evidenciando a los falsos devotos, manipuladores; que sólo se acercaban al rey para influir y servirse del poder.

Antonio Attolini un ex líder del movimiento “Yo soy 132” hoy empleado de la Cuarta Transformación, define muy bien su personalidad piscología y política; el personaje de “Tartufo”.

Quiero platicarles cuando conocí a este personaje siniestro, hace un par de años, el “Tartufo” andaba desesperado por entrar a un grupo político, visitaba la Cámara de Diputados a diario y era un zalamero profesional, se vendía como un itamita progresista.

Al principio me pareció inteligente, audaz, pero siempre me dio miedo su ambición desmedida. Detonó el movimiento social #Yosoy132 y el tipo pisó los cuernos de la luna, obtuvo lo que tanto añoro: reflectores.

Se dijo apartidista, el salvador y democratizador de los medios. Tuve la desagradable, casi funesta ocasión de hablar con él; en una marcha, contra el entonces candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto, nos ubicábamos, ya que habíamos coincidido en varios foros de debate, le dije que Paco Ignacio Taibo II (Hoy director del FCE) estaba apoyando, que traía un colectivo pro-lectura y propuse que marchara con nosotros a la cabeza y Attolini me dijo: “Ese pinche ruco es pejista, acá la tutela la tenemos que llevar nosotros, los mugrosos de las universidades públicas  tampoco tienen cabida, al rato aquí vamos a tener a los macheteros de Texcoco”, con nosotros estaba Manuel Cossio Ramos que resultó ser espía del CISEN.

Mi respuesta fue: Yo soy de escuela pública y me di media vuelta. Pasó la euforia y un par de años después Mara Cruz Pastrana me invitó a un curso de oratoria cuando era la directora del centro de formación política del PRD, le dije que yo no me quería afiliar al partido y ella me dijo ven, sin afiliarte, no hay problema.

Ella era del grupo de Bejarano y Dolores Padierna; apoyaban a AMLO a pesar de que la dirección del partido ya estaba en contra de él.

Me encontraba a Attolini tres veces por semana en los pasillos de aquel edificio en la colonia Roma, sede del partido del Sol Azteca, le pregunté si venía a los cursos y él me dijo: “Vengo a ver si me puedo clavar con Zoé Robledo o algún otro pendejo; este partido está lleno de salvajes y líderes ambulantes, no veo claro”; nos despedimos.

En otra ocasión un amigo que trabajaba en la representación de Oaxaca cuando Gabino Cué era gobernador, organizaba un evento.

Mi amigo se encargaba de la agenda del candidato por la Coalición PRD y PAN (Pepe Toño) para gobernador de Oaxaca. Organizó un desayuno en un hotel en Reforma (Sevilla Palace) la condición es que fueras joven y oaxaqueño. Por desgracia no soy oaxaqueño pero mi amigo desesperado, me llevó para rellenar el evento, ya que oaxaqueños entusiasmados por Pepetoño no sobraban, la verdad sea dicha.

Uno de los expositores era Attolini, habló el candidato y luego él, en ese momento todo mundo se paró de la mesa a desayunar mientras el hacía una analogía pueril, por no decir ridícula del sistema político con la película: El señor de los anillos.

Todo mundo empezó a murmurar en las mesas: “Este pendejo ¿quién lo invito? Pepe Toño la cagó invitando a este impostor, oportunista, trepador”.

Attolini se dio cuenta del desprecio que todos le profesamos en ese mismo instante, tuvo que parar su intervención. Me lo tope en la fila de los omelettes, lo vi y moví la cabeza; solo le dije: Eres un pinche trepador, mañana vas a chuparle la corneta a otro político: se salió de la fila y se largó; desde luego tuvo aplomo para sortear la afrenta y la humillación.

Por desgracia y fortuna de él; ha sabido colocarse y meterse en la nomenclatura del partido; es un zalamero profesional, verborrágico, con gestos ampulosos de pastor brasileño evangélico.

Sin preparación académica rigurosa, lo han dejado en ridículo en los debates, un ejemplo de ello fue el debate que tuvo con Gloria Álvarez, de su misma especie; repetir cosas comunes, con muchos aspavientos y coléricos.

Miren que la tenía fácil; aun así perdió el debate. El cargo que le otorgo el IMSS la semana pasada (de asuntos sin importancia) pero con buen salario  es una muestra de lo que hay que erradicar de la cultura política, lo vivimos desde el siglo XVI; ladinos que negocian su participación y sacan provecho.

Yo creí que en MORENA se habían resistido a darle algo; ya que su historia da mucho que decir, sin embargo ha sido tenaz y persistente; pero no es suficiente esos valores, carece de ética y los va a traicionar porque está en su naturaleza humana; es un “Tartufo” tiempo al tiempo.

Atte Enrique Terán

Twitter: @enriqueteran_
Facebook: https://www.facebook.com/enrique.teran2

octubre 11, 2019

Deja un comentario