Columna| Ragnar: Mito y Realidad tomadas de la mano

Por: Alfredo Páez Morales

Alfredo Páez Morales
Alfredo Páez Morales. Columnista

Columna| Polvo en el viento

Hay historias que nacen para ser contadas, hay leyendas que merecen ser conocidas en todos los rincones del mundo y en este caso, hay un legendario Rey Vikingo que merece su propio artículo: Ragnar Lodbrok (Ragnarr Loôbrók).
También llamado “Ragnar Calzas Peludas”.
¿Qué hay de realidad en este personaje? ¿Quién era Ragnar Lodbrok?

Lo primero que hay que mencionar es que la figura de Ragnar se mueve entre la leyenda y la realidad. Hay testimonios sobre él de diversas fuentes que barajan diferentes fechas.
De hecho, su vida abarcaría el período datado entre el 750 y el 850, siendo prácticamente imposible que una única persona cubriera todos esos años.

Mc Turk (profesor emérito en estudios islandeses y autor del libro “Studies in Ragnar saga loôbrókar and ots mejor Scandinavian analogías”).
Considera a Ragnar como una combinación de personajes hiostóricos: el vikingo Reginheri: que pertenecía a la corte del rey danés Horik I y fue el vikingo que remontó el Sena con 120 barcos y saqueó París el 28 de marzo del año 845.

En este ataque los vikingos saquearon la iglesia de San Germán de los prados y el rey Carlos el Calvo tuvo que pagar con una suma de 7000 mil libras de plata para que se retiraran de ahí.

Por otro lado, se asociaban también al padre de Ivar el Sin huesos y Björn Ragnarsson Brazo de Hierro.
Según el cronista danés Saxo Grammaticus, Ragnar pertenecía al linaje de los Ynglings, una de las dinastías más prósperas de Suecia también conocida como la casa de Ivar Vidfarmne, Casa Munsö o Vieja Dinastía, presentando el relato de Saxo ofrece numerosos puntos de unión con la narración islandesa.

Hijo de Sigurd Ring y de su primera esposa, Alfild Ragnar gobernó en Suencia, conquistó Dinamarca sobre el año 840 y formó parte de numerosas incursiones tanto en el continente europero como en las Islas Británicas.

¿Por qué Calzas Peludas?

Según nos cuentan las sagas, Ragnar adquiere ese sobrenombre porque hace hervir sus calzas en brea y pez para conferirles mayor resistencia frente al veneno de la serpiente (historia que veremos más adelante) siendo de este modo producto del desarrollo de su leyenda.
Mc Turk sin embrago, considera que es una deformación del nombre de la madre de Ivar y sus hermanos (cierta Lodbróka) siendo considerado como apellido de su padre y asociándolos al vikingo Reginheri debido a que vivió en la primera mitad del siglo IX.

Acerca de las incursiones

Las primeras campañas de Ragnar no tuvieron nada que ver con los reinos ingleses y pese a los mostrado en la serie televisiva (producida por Michel Hirst para el canal de televisión History Channel) no participó en el desembarco vikingo de Lindisfarne, que dio origen a la era vikinga.

Ragnar comenzó con incursiones por el Báltico, derrotando a los semigallianos y curonios, así como a los sambianos.
Sobre le 845 sería uno de los más grandes caudillos vikingos, fue entonces cuando decidió cambiar de objetivos y navegó por el río Sena hasta París, asolando la parte occidental del imperio Franco y recibiendo un rescate económico para devolverle la ciudada al nieto de Carlomagno (aunque posteriormente volvieran liderados por Björn)

Su final
Tras dejar Francia, fueron las islas británicas las que atrajeron su atención. En el año 865 desembarcó en Northumbría, Costa noreste de Inglaterra, hacia la que partió con únicamente dos barcos más anchos que lo habitual para un Dakar y con los hombres que cupieran en ellos, osadía que su esposa Aslaug le desaconsejó.
Pese a las advertencias de la reina, Ragnar partió.

Una tormenta hizo que los barcos quedarán inservibles para un viaje de vuelta, así que, al llegar al reino Anglosajón combatió y saqueó con dureza enfrentándose al rey Ella en una batalla en la que cayó preso del enemigo, siendo él, el último vikingo que quedó de pie luchando.

El rey Ella no estaba seguro de sí era el famoso rey Ragnar, pretendía evitar su muerte si era así para no tener que enfrentarse a la venganza de sus hijos, ya tan célebres como él mismo Ragnar.

Como no pudo comprobarlo, lo arrojó a un pozo lleno de serpientes venenosas, entonces Ragnar dijo:
“Los cochinillos gruñirán si supieran la desgracia del jabalí, me sobreviene un terrible mal, las serpientes me perforarán con su fauces y muerden con crueldad, me han succionado la sangre, ahora moriré junto a las bestias, pronto seré un cadáver”.

Con esto hace referencia a como sus hijos buscarán venganza al saber su final.

diciembre 9, 2019

Deja un comentario