Columna | La Voz del Pueblo no es La Voz de Dios

Por: Enrique Terán

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

COLUMNA / Mentiras Verdaderas

Esta semana fue brutamente golpeado un hombre en una combi, por intentar robar. Obviamente dicho acto fallido; se viralizo y las famosas “benditas redessociales” hicieron escarnio de ello. La voz del pueblo, el tribunal público, se llenaron de alegría; un gozo casi por unanimidad. Incluso quien nos atrevimos a señalar; tremenda violencia, fuimos acusados de cómplices y defensores de delincuentes.

Pareciera que los derechos humanos; no son para todos, porque hay de humanos a humanos. Es entendido que la gente se siente agraviada, que el Estado y el sistema de justicia; tiene incentivos para que los delincuentes roben. Si un ladrón de poca monta, nos roba un celular y la cartera y con suerte es atrapado: saldría el mismo día, sin consecuencias jurídicas graves, por el nuevo sistema de justicia. Cada vez que uno quiere denunciar algún latrocinio; es convencido por la autoridad de no hacerlo, supongo para no aumentar las cifras, evitar el trámite burocrático que no llegara a nada.

Dicho todo esto; la gente está optando por hacerse justicia. Incluso entre toda esta revuelta de memes; hay quien cuestionaba que es mejor el sistema de justicia de la combi. La realidad es que los mexicanos y nuestras circunstancias políticas y sociales, el encierro, la nueva normalidad; con todas sus contradicciones; hacen un caldo de cultivo para que la violencia explote de manera hilarante, y dado nuestros antecedentes como sociedad; somos muy proclives a ello. Así se explica, la barbarie de los narcos, los descuartizados, las violaciones sexuales dentro del núcleo familiar, la pornografía infantil y todo aquello que es deleznable para nuestra sociedad, está ahí a flor de piel.

Así es; todos aquellos que se rieron, disfrutaron la sorna, compartieron memes; ese regocijo por la golpiza; es un reflejo de nuestra sociedad, de lo sanguinarios que puede llegar a ser la voz del pueblo, sé que muchos se justifican, se agazapan; en que estos malandros, no tienen piedad, cuando asaltan y han llegado arrebatarles la vida a ciudadanos de bien.

Y como está de moda ser justicieros y la ausencia del Estado si no fallido; si fallón y en deuda con la sociedad; estos brotes de violencia se harán más frecuentes. Es preocupante que ese sea el nuevo sistema de justicia, donde la mayoría actúe impunemente y se cometan delitos, porque un delito no se puede compensar con otro delito. Da miedo que las multitudes enardecidas, sedientas de justicia; comentan venganzas en el nombre de sus conocidos que han sido víctimas de asaltos.

Es urgente una reforma en el sistema de justicia, incrementar la cultura de la legalidad, porque estos justicieros, sádicos, que se alegran de que el ladrón quedo hecho una piltrafa; están enojados y desquitándose con la persona equivocada. Porque esta gente que probablemente no sean solo ladrones, si no hasta secuestradores, estafadores y muchos más delitos; fueron orillados, por falta de oportunidades, gente pobre que roba a gente pobre; que viven en la periferia, que se trasladan durante horas, con empleos precarios: desquitarse con un pobre infeliz a patadas; es una infamia. Un estado que no les garantiza un empleo digno, vivienda digna y un estilo de vida prospero; ni seguridad, se tienen que ensuciar las manos y hacerse justicia ellos mismos.

El mundo es ancho; pero no, nos es ajeno, no podemos mirar a otro lado, porque un día nos pueden linchar, los justicieros, por no traer cubrebocas, porque un día, decides salir harapiento y te confunden con un ladrón o porque están frustrados y el estado no les garantiza lo mínimo: cuidado la voz del pueblo no siempre es la voz de Dios; a veces las multitudes se equivocan.

Atte Enrique Terán

agosto 7, 2020

2 comentarios en “Columna | La Voz del Pueblo no es La Voz de Dios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: