Columna|#NoPolitices

Por: Rosalía Vergara

Reportera de la revista Proceso
@rosaliaproceso

¡Y soy rebelde!

Un día cualquiera, mientras contaba vochos morados para pellizcar a mi acompañante, escuché un grito: “Y soy rebelde, cuando no sigo a los demás. Y soy rebelde-e”.

Instintivamente busqué a la autora de ese grito de libertad. Era una pequeña niña de cinco años cantando la canción de una telenovela sobre unos jóvenes adinerados que disfrutan y sufren la vida de los jóvenes adinerados, estudiantes de una escuela privada o algo así. #QuiénSabeDior

La niñita no tiene la culpa de que la rebeldía fuera reducida a un guion de telenovela, como tampoco los participantes de una marcha contra el presidente, encabezada por la esposa de un expresidente, por un expresidente o los exfuncionarios que trabajaron para ese expresidente. #SonLosMismos

Lo más triste fue la exhibición de sus motivaciones. La discriminación, el elitismo, la ofensa y el insulto como consigna de una marcha pacífica con mantas con mensajes sin sentido y con faltas de ortografía. #OhPorDior

Lo anterior se contrastó con el acto encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Unos en el Ángel de la Independencia y otros en el Zócalo. Los primeros en contra del gobierno, los segundos a favor. Los primeros una minoría, los segundos fueron más.
La opinión pública sigue divida. #Fifís #Chairos #FifísvsChairos #SiguenSiendoLosMismos

A las organizaciones que marcharon, como Chalecos México o TodosSomosMexico se sumaron militantes del PAN, PRI y del PRD que ahora son más ornamentales, una oposición que, como bien leí en tuit, es como una piedra en el zapato, bien chiquita pero como da lata.

Su bandera fue el crimen contra la familia LeBarón para protestar contra la inseguridad en el país, pero los mismos manifestantes con esta consigna fueron quienes avalaron la guerra contra el narcotráfico y transformó al país en un cementerio plagado de fosas clandestinas.

No citaré algunas declaraciones porque sólo me roban espacio, pero sí sostengo que a los participantes de esa marcha les aplica una máxima del periodismo: “a falta de información, la especulación”. #PuroChisme.

Que “renuncie” el presidente, que “rectifique” sus políticas de seguridad, sociales, económicas, que “cese” sus ataques al Instituto Nacional Electoral (INE), que “libere” a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y que “respete” la división de poderes en México, exigieron.

Los que ahora se quejan estuvieron en el gobierno. Los que antes se manifestaban son ahora parte del gobierno. Todos piden lo mismo. Son las #ConsignasSexenales

Son palabras repetidas desde antes de que manifestarse fuera un derecho. ¿Se escucharán a sí mismos cuando hablan? #EsPregunta

diciembre 3, 2019

Deja un comentario