¿CÓMO OPONERSE AL SISTEMA Y NO MORIR EN EL INTENTO?

Por: Enrique Terán

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

COLUMNA / MENTIRAS VERDADERAS

 

La desconfianza en el sistema; es algo inherente, una emoción que nos trae descompuestos como sociedad, uno ya no puede confiar en los amigos, en la pareja, en tu familia; ni mucho menos en los políticos.

La mayoría de las veces participamos en política tapándonos las narices; es nauseabunda la personalidad de estas sátrapas que dirigen nuestros gobiernos; yo fui uno de esos ingenuos que pensaba que derrocando al PRI y el PAN, las cosas podrían mejorar un poquito.

Muchos y no somos pocos estamos a disgusto con el nuevo gobierno, pero también con el mundo, con nuestra burocracia, con los vecinos; porque respiramos una desconfianza permanente. Estamos rodeados de gente mala, que burla la ley; los cínicos, los peores seres humanos; están ocupando los cargos públicos y yo creo que eso de que los buenos somos más; ya dio los 180 grados.

Quizá soy cualquier ciudadano enfadado; que todos los días se encuentra con los enemigos civiles; los que lucran con el poder, los que generan la apatía, los que refuerzan el estereotipo a priori, las visiones totalitarias de la política, que dañan la buena conversación en una sociedad.

Una de las maravillas de la vida, es hacer planes a futuro, soñar con ellos y tener la mínima esperanza de realizarlos; pero la mayoría de la gente vive sin sueños, perdieron la capacidad de construir, viven al instante, el día a día y eso es robarle el futuro a la gente. Pareciera que el destino y los duendes del azar han conjurado para que todo vaya mal.

Una sociedad que no sabe conversar, los totalitarios, pendencieros, feministas, izquierdistas y la oposición desarticulada; han construido un mundo de estupidez, una sociedad civil, que no quiere reflexionar; que solo quieren imponer su visión.

La conversación y el diálogo han quedado en el olvido; conversamos para vivir mejor, para entender el otro; pareciera simple, pero en la práctica se ha vuelto imposible, tener una conversación con una feminista, con un pejista o un anti AMLO; sin salir ofendido, sin oír odios iracundos desmedidos.

Pero hay una realidad; se puede estar peor que antes, de eso no hay que tener duda: como dijo el escritor peruano Alfredo Bryce Echenique “Nunca te irá tan mal que no te pueda ir peor” Alfredo es un pesimista profesional y dedicado a enfrentar la suerte contrariada. Cuando crees que has conocido lo peor de un ser humano; alguien te pude sorprender, cuando crees que tu país ya toco fondo; te puede escupir a la cara la realidad y aquellos que defendiste; te decepcionan.

Cuando crees que ya tuvimos al peor gobernante y no se puede caer más bajo: ¡zaz! Una onomatopeya te puede golpear la boca. No tengo ambiciones formales, yo ya perdí la esperanza de un futuro mejor; la única que tengo es lograr la sencillez, una vida en calma; pero me queda claro que hay que huir de ciertas personas, de ideas absurdas, de los enemigos civiles y de actitudes anti cívicas; hay que repudiar todo aquello que nos ha destruido como sociedad.

Las sociedades cambian muy lentamente, estar en la oposición eterna es nuestro deber; dirigirnos hacia una utopía: un mundo mejor, aunque nunca lo veamos, aunque ese cambio sea una ilusión, no dejar de oponerse, porque pueden hacer de este mundo los enemigos; un infierno, aunque ellos vayan ganando la batalla, no hay que dejarlos avanzar más. Por un mundo sin idiotas.

Atte: Enrique Terán

marzo 20, 2020

Deja un comentario