EL CORONAVIRUS; UNA ESPECIE DE HISTORIETA

Por: Enrique Terán

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

 

COLUMNA / MENTIRAS VERDADERAS

 

Un domingo 30 de octubre de 1938; el entonces Orson Welles era un humilde locutor de radio: decidió hacer una adaptación de “La guerra de los mundos” y tuvo consecuencias sin precedentes de los entonces incipientes medios de comunicación que era la radio y la tv precaria.

Esta adaptación fue transmitida en aquel fatídico día: Señoras y señores, les presentamos el último boletín de Intercontinental Radio News. Desde Toronto, el profesor Morse de la Universidad de McGill informa que ha observado un total de tres explosiones del planeta Marte entre las 7:45 P.M. y las 9:20 P.M.

Las noticias siguieron corriendo simulando un programa de variedad, con dirección y ficción musical que se  apoderó de los radioescuchas; los meteoritos ficticios; neoyorquinos juraban haberlos visto en tiempo y forma.

Los invasores tenían aspecto de ojos grandes, boca en forma de V. Mientras el guion soltó esta misiva de un ficticio secretario de estado en plena conferencia nocturna: “Mientras tanto, conservando nuestra fe en Dios, cada uno de nosotros debe continuar cumpliendo con sus deberes, de suerte que nos sea posible oponer a ese enemigo destructor una nación unida, valiente y consagrada a conservar la supremacía humana en esta tierra” Imagínense ustedes; como si el mismísimo Lopéz Gatell estuviera dando el parte de los nuevos habitantes extraños venidos de otra galaxia.

Nueva York esa noche se volvió un caos, una especie de marcianos, acababan de invadir la tierra, la histeria colectiva sin precedentes era una realidad, gente corriendo por las calles, la conmoción hizo que los radioescuchas llamaran a la comisaría; una especie de historieta les dio forma a los miedos ciudadanos de la época: a los ovnis y todo aquello que jamás había tenido forma.

La histeria colectiva hizo que Orson Welles tuviera que pedir perdón y que argumentara que era una broma de Halloween; pero el mundo ya no volvió hacer lo mismo.

Según un estudio de la universidad de Princeton, casi 2 millones de estadounidenses creyeron en que fue real la invasión y que el gobierno escondió los datos; 1 millón y medio quedaron asustados.

El coronavirus; vino en un tiempo donde creíamos que la información era garante y que nada se podia ocultar; independientemente que si creas en esta pandemia o tengas frito el cerebro; con miles de especulaciones y teorías.

El mundo entero está paralizado y no volverá a ser el mismo, a despecho de los que creemos que exageraron un poquito demasiado; el mundo se siente amenazado y como aquella mítica historieta, nada importo en ese breve momento: Se vivía una crisis económica; gobiernos autoritarios, el fascismo, comunismo; nada importaba: unos seres desconocidos venían a destruirnos a todos; por igual.

Hoy nos encontramos así y por desgracia no es una broma o una pesadilla; de mal gusto.

El confinamiento y encierro al que han sometido a la inmensa mayoría por consenso y manipulación; por largo tiempo, con un futuro incierto, nos tiene en jaque.

Debemos entender que aquí acaba un mundo y empieza otro; para bien o para mal, los neoliberales no serán  lo mismo y los echaremos de menos, todo aquello que desconocemos, tendrá forma y nombre: Histeria, manipulación de masas, virus o lo que se les dé la gana, pero gobernará nuestras vidas a despecho de nuestras creencias personales.

Todo cambia y nada vuelve hacer lo mismo.

Atte Enrique Terán

abril 10, 2020

Deja un comentario