Corresponsables

Por: Rosalía Vergara

Columna/ #NoPolitices

 

Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

Entre el 6 y el 13 de mayo se registrará el pico de contagios, enfermos y muertes por COVID-19, prevé la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Será el peor momento, afirma. Adelanta que en próximos días se decretará la Fase III de la pandemia. No parece descabellado porque día con día aumentan los contagiados y las desafortunadas muertes.

¿A la gente le importa? Al parecer, a la mayoría sí. A otros les importará cuando alguien de su círculo cercano se contagie, enferme o muera.

Otros, aunque esto pase, les seguirá valiendo un cacahuate lo que pase en el mundo, mientras sigan respirando, aunque solo eso hagan en la vida, respirar.

Ha sido muy difundido que el COVID-19 no respeta género, edad, nacionalidad, estrato social, nivel socioeconómico, grado de estudios, cuántos focos tiene en su casa o si ha tenido muchas parejas sexuales.

A la estupidez, a la irresponsabilidad social y a la mala leche, tampoco, me queda claro.
Leo en las redes sociales que grabaron a unos chamacos escupiendo en las manijas de la puerta de una casa, sobre la muerte de seis personas por ir a un funeral donde asistió una persona sin saberse contagiada.

Otros seis miembros de una familia fallecieron después de juntarse para festejar un cumpleaños. Se vieron después de muchos años y esa fue la última vez.

Una amiga publicó en una de sus cuentas un regaño cibernético para todas las personas incrédulas, irresponsables o tontas que siguen saliendo a la calle como si nada pasara, sin tomar distancia, así, viviendo, como plantas silvestres porque supo que algunos de sus conocidos habían sido contagiados.

También leí sobre el personal médico contagiado y siento mucho pesar, angustia y enojo.
Todas esas personas serán corresponsables de la desgracia nacional, la cual encabeza Tv Azteca y el llamado a la desobediencia civil de su estelar lector de textos manipulados.

Y aunque ya me rendí con algunas personas, al menos las de mi entorno, porque solo he perdido mi tiempo tratándoles de explicar que no es un juego, me sigue desesperando su falta de criterio porque, independientemente de si el virus es de este mundo, de otro, de laboratorio, producto de la conspiración o si hay o no algo oculto en el brote, el COVID-19 está matando a humanos e inhumanos por igual, en todo el mundo.

Me causa ansiedad ver cómo la gente quiere ser normal en una época anormal.
Quienes nunca hacen ejercicio, ahora se van a correr al parque. Ahora usan los gimnasios al aire libre, sacan diario a sus mascotas cuando no lo hacían por llegar cansados después del trabajo.

Quieren hacer lo que nunca hacen de manera cotidiana cuando la única recomendación de las autoridades sanitarias para amainar los estragos de la pandemia es: #QuédateEnCasa

Las familias siguen saliendo juntas, como muéganos, al súper. Sacan a sus niños pequeños al súper para distraerlos, se obligan a convivir, a cantar “cielito lindo” para subirlo a la red, con gritos que no puedo silenciar ni cerrando las ventanas.

Quieren aprovechar estos días de trabajar desde casa para visitar a sus parientes a quienes, con o sin pandemia, no les habían dado una vuelta porque no tienen tiempo. O tienen “mamitis” y diario pasan a “dejarle víveres” a sus progenitoras para que no salgan y se contagien, como si fueran superhéroes y
no fueran a contagiarlas llevándoles el virus con su servicio a domicilio.

Me molestan como aquellos que con su actitud paternalista ven a los adultos mayores como inútiles o les tienen lástima y compran dos productos de su despensa para darles uno, sin preguntarles si lo quieren o lo necesitan.

Trato de entenderlos, pero me rebasa.
Si, estoy estresada y ansiosa porque no es fácil estar confinada. Tampoco me gusta trabajar desde mi casa y no puedo salir al pasillo porque mis vecinos utilizan los espacios comunes para no estar en su casa. Debe ser muy difícil estar con ellos mismos. #QuéTriste

Posdata:
Tú que puedes: #QuédateEnCasa
Si no puedes: #ExtremaPrecauciones

abril 21, 2020

Deja un comentario