EL COVID19 Y NUESTRAS CREENCIAS

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

COLUMNA  /MENTIRAS VERDADERAS

 

 

Me había resistido hablar del tema; pero dado los tiempos que están corriendo es imposible, es el tema del año, del mes y de las sobremesas familiares y amigos.

Hay diferentes posturas; hay quien cree que este virus es la peste negra del siglo XXI, los con spiracionistas están divididos; desde una herramienta para controlar masas, hasta una guerra biológica entre potencias mundiales.

Pero lo que prevalece son actitudes cívicas inmundas y deleznables; como en la vida misma, en momentos aciagos la gente saca lo mejor y lo peor de sí mismas.

Cada individuo cuenta con un sistema de creencias y actitudes y con mucha suerte en la vida; puedes encontrarte con gente que comparte tus creencias, tu visión de la realidad.

Nuestra cultura política es un atributo colectivo, poseemos un conjunto de saberes, poco atractivos para los que nos miran de fuera; estamos insertados en una cultura política intuitiva y de pocos conocimientos científicos; por ello somos proclives a creer cualquier cosa y por ende más manipulables.

Actitudes pedestres salen a relucir; como las compras de pánico, generando el caos donde no había caos. Los buitres políticos; llevando agua a su molino, ante una coyuntura mundial complicada.

El nuevo gobierno sabe; que clase de ciudadanos tiene, aun cuando electoralmente es conveniente tener estas deficiencias en nuestra cultura cívica.

En la implementación de cualquier política pública; es cuando la realidad ya no es tan agradable. ¿Cómo contienes una sociedad paranoica? Cuando tienes pocos recursos, cuando una prueba de coronavirus es cara, cuando la sanidad pública tiene deficiencias desde los años 80; cuando los pacientes no se comportan con ecuanimidad y una mediana decencia.

La gente por una gripe común hace un drama, exagera los síntomas; para ser atendida rápidamente, “porque si no mientes no te atienden”.

Independientemente si crees que esto es una farsa o una exageración o te estas muriendo de miedo por esta pandemia; es imposible tener una actitud loable y ecuánime.

Tenemos que reconocer que la organización social; no se nos da, no tenemos capacidades, aunque seamos bien intencionados. Esa es la razón porque los regímenes autoritarios, son más eficaces en sociedades tan desarticuladas y con bajos niveles de educación, por ello mismo, la democracia no es valorada con suficiente ahínco.

La practicidad hace que se valore más las visiones simples; ya que no estamos preparados para tener una democracia liberal de occidente: Lo primero que hacemos es burlarnos y con justa razón; si el imbécil de Miguel Barbosa (gobernador de Puebla) dice estupideces al estilo Eugenio Derbez; como que los pobres son inmunes o que el remedio es un buen mole con guajolote; es para reírse a mares y luego que te juzguen por el delito de sedición si es que todavía existe esa figura en el código penal.

Si el gobierno de la CDMX dice no salir y luego AMLO lo contradice; añadiendo la falta de confianza en las instituciones; hace que vivamos en un caos y teorías conspirativas. La estupidez humana tiene aristas maravillosas.

Ves gente obesa preocupada por la pandemia, fumadores con cubre bocas, liberales clamando porque el Estado tome las riendas, izquierdistas con aires de capitalistas exigiendo salir a producir. Pendencieros diciendo que quedarse en casa es un privilegio, los timoratos diciendo que hay que resguardarse.

La niña Thalia criticando al peje, Trump que siempre no es para tanto; francamente es una locura. Efectivamente hay videos, donde la policía española; somete a los que no quieren hacer cuarentena, ni resguardarse; en la India dan fuetazos en las nalgas a los que andan por la calle; estoy cierto que muchos de ustedes quisieran que el gobierno actuara de esa manera; porque añoran un poco de orden en este caos que nos hace miserables y frena el desarrollo, el progreso y la democracia.

Yo no puedo apoyar eso, porque soy un liberal y creo firmemente que ningún burócrata debería atropellar tus libertades para cuidarle la salud o prolongarte la vida, yo me asumo libre y autónomo, y asumo las consecuencias de los riesgos que libre y voluntariamente elijo correr y si los demás desean salir a la calle, corriendo el riesgo de infectarse de la plaga, hay que dejar que ellas usen o ejerciten su libertad y dispongan de su cuerpo, aún si deciden exponerse a un riesgo alto que pudiera dañar su salud y hasta interrumpir su vida: ¿qué es la libertad, si no la elección de los riesgos que uno desea correr en la vida, incluyendo el de morir? Sin duda van a decir que estoy fuera de lugar que soy un irresponsable; pero vivo en una sociedad que no cree en sus instituciones, que no hay un marco legal, ni instituciones fuertes que protejan.

Si viviera en España, quizá acataría la normativa, pero ese Estado me daría garantías de que mi casa no será saqueada, ni mi negocio; un sistema de salud digno.

Como no es así; no puedo obedecer un gobierno que ha creído en el libre mercado, que nos ha metido la idea que si quieres salir de pobre; tendrá que ser de tu esfuerzo y tu talento, la famosa meritocracia y ahora nos salen que siempre no; que el estado es responsable de todo.

Como dijo un expresidente ignorante pero sabio: Ningún chile les embona; ¿Qué somos neoliberales, comunistas, keynesianos? No lo sé; hay mucho acomodaticio, pero sin duda nos falta mucha educación cívica.

Atte Enrique Terán

1 Trackback / Pingback

  1. World Market Link

Deja un comentario