Crónica | El informe del Gobierno “sin corrupción” de Sheinbaum

Por: Orlando Ramírez Chávez

Durante su cuarto informe de trabajo, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum se regocijo de lograr metas y avances gracias a un gabinete sin corrupción, finanzas sanas y austeridad republicana.
El informe fue en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris lo que causó el cierre vial de la calle de Donceles desde tempranas horas.
A el asistieron diputados locales y senadores. Martí Batres, temprano y con calma arribó al recinto acompañado de su esposa, saludó a su hermana y diputada local Valentina Batres quien ya hacía acto de presencia acompañada de los legisladores Ricardo Ruiz, José Luis Rodríguez Díaz de León y uno que otro colado de partidos como Teresa Ramos del Verde.
A diferencia de su informe en el Congreso de la Ciudad de México, en esta ocasión la Jefa de Gobierno solo recibió aplausos y silencio. Nada de reproches.
El inicio
Educación, vivienda, mujeres, infraestructura, movilidad integrada, cultura, innovación y seguridad son los ámbitos que destacó la mandataria local después de culminar los honores a la bandera.
Detrás de ella integrantes de su gabinete y autoridades como la secretaria de Gobernación Federal, Olga Sánchez Cordero; la presidenta de la mesa directiva del Congreso de la Ciudad, Isabela Rosales; el Magistrado Presidente del Poder Judicial de la ciudad, Rafael Guerra Álvarez, entre otros.
Se les olvidó colocar al secretario de Relaciones Exteriores en el escenario, pasó casi desapercibido tal y como Yeidckol Polevnsky ante varios miembros de Morena que ahora ostentan algún cargo público.
Mientras leía, Sheinbaum resaltaba con una vestimenta completamente blanca, a la par de una sección del teatro llena de funcionarios de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.
El silencio era absoluto, los asistentes lanzaban aplausos solo cuando la mandataria mencionaba acciones que habían puesto a su gobierno en dificultades.
“Entre reconstrucción y el instituto de vivienda se están desarrollando 22 mil 966 acciones de vivienda y se dan continuidad a proyectos anteriores bajo una revisión que garantice costos adecuados y trasparentes”, dijo.
Seguido a ello, se le olvidó, o quizá no, que decretar alerta de género en la ciudad era una orden de un juez, pero lo presentó como un avance en su gobierno.
Complementó con informar de una “reducción” en la violencia contra las mujeres: “en lo que va del año se han detenido 1027 agresores sexuales; 91 por violación, 793 por abuso sexual, 119 por acoso sexual, 11 por corrupción de menores y 13 por otros delitos relacionados”.
Sheinbaum también se congratuló de presentar la aprobación, en el Congreso, de la Ley Olimpia como bastión de su gobierno, pero otra vez se le olvidó que ese fue un esfuerzo de organizaciones sociales.
Nuevamente aplausos, la mandataria aseguraba que los policías tendrán un incremento salarial del 9 por ciento anual durante su administración.
“Gobernamos con corazón, con entusiasmo y con convicción”, finalizaba la Jefa de Gobierno.
La despedida
Al finalizar la lectura del discurso, diputados locales subieron al escenario para reunirse con la mandataria y las secretarias y secretarios del gabinete. En un abrir y cerrar de ojos Olga Sánchez Cordero desapareció del recinto.
Una y otra foto, los diputados locales parecían solo querer retratarse en ese momento, concuerda con el discurso de pertenecer todos a un mismo movimiento, pero nuevamente quedó excluida la actual dirigente de Morena. ¿La ignoraban?, casi nadie se le acercó.
Poco a poco las diversas autoridades comenzaban a salir, la mayoría nuevamente posaba para fotos sobre Donceles con excepción de Ernestina Godoy. Caminaba a prisa, pero no fue suficiente, la rodearon, y entrevistaron, preguntas incomodas salían a flote para la nueva “fiscal carnal”.

diciembre 7, 2019

Deja un comentario