Crónica | Entre ruinas y escombros, así amanece desde hace 5 días La Merced

Por: José Ramón Pedraza García

Cinco días han pasado desde que uno de los mercados que comprenden el complejo de La Merced ardiera en llamas debido a un corto circuito en el complejo y todos los locatarios de la zona se encuentran trabajando para poder regresar a sus labores cotidianas, lo más normal que puedan.

Al salir del metro Merced de la Línea 1 de la Ciudad de México se puede sentir el olor de los vegetales en el ambiente. La vida de los locatarios que no se encontraban cerca de la zona afectada continúa con normalidad. Las personas caminan por los pasillos con sus compras en la mano y buscan las mejores ofertas de fin de año.
Al preguntar por la zona afectada, todos saben como llegar: “Sigues derecho hasta la avenida y das vuelta a la izquierda”, “continúa derecho hasta pasar el área de verduras”, “continúas derecho hasta el final del pasillo y ahí está”.
Al entrar al lugar desde la avenida, un escenario decadente se presenta ante los ojos de los asistentes. Las marcas del humo que salió de los locales ardiendo la noche del 24 de diciembre adornan el techo y los marcos de los vidrios que miran hacia el sur lucen vacíos.
Cuando se entra a la zona, vendedores que tenían sus locales en el lugar ofrecen sus servicios entre locales ahumados, mientras que otros tratan de apresurar los arreglos necesarios para que puedan continuar con la venta.
Daniel, un empleado de un puesto de nopales que resultó quemado en el incendio, platica que tienen que quedarse en el lugar, ya que afuera no pueden instalarse por la falta de espacio; todos los mercados de La Merced están rodeados de puestos ambulantes que impiden el paso. Agrega que, además de no tener lugar para instalarse afuera, tienen que permanecer en el sitio para que no lleguen otras personas a quitarles su lugar, además de que el gobierno no tiene un plan concreto para poder apoyarlos en la reconstrucción.
Al continuar caminando, otros locatarios ya inician con la remoción de escombros a mano, con escobas y con palas para poder continuar con su trabajo. Pilas enormes de plásticos quemados se apilan unas con otras al final de la parte afectada, justo donde está el límite de la zona que estaba en remodelación.
Posteriormente, Jessenia, una locataria que vende materias primas en el mercado, cuenta que no le han dado ninguna indicación para poder obtener algún apoyo del gobierno, mas que el Seguro de Desempleo, pero este tardará varios meses en ser tramitado, mientras tanto, continúa con la pintura de su local.
Periodistas y curiosos se aglutinan en la entrada del mercado, personas con celulares toman fotos como si de una muestra de arte se tratara, mientras tanto, los locatarios intentan seguir adelante. Además de los policías, ningún otro funcionario público se presenta en el lugar, mientras tanto, los vendedores siguen tratando de volver a la normalidad, porque el fin de año se aproxima y necesitan continuar con su venta

diciembre 29, 2019

Deja un comentario