Día del Hombre

Por: Rosalía Vergara

Rosalía Vergara. Analista Político.
Rosalía Vergara. Analista Político.

Rosalía Vergara
Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

Columna #NoPolitices

 

Sé que me puedo meter en problemas por comentar temas de esta naturaleza porque hay personas con el estómago tan sensible que hasta lo que no comen les hace daño, pero es que estoy harta de leer y escuchar argumentos tan absurdos, incoherentes, irreflexivos, contradictorios y demás sobre sobre cómo las personas se expresan para defender o criticar la marcha por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se conmemora el 25 de noviembre.


Además de que lo comparé con que el 19 de noviembre pasado, en un grupo de Whatsapp de esos que nunca faltan en nuestra disfuncionalidad cotidiana y se pusieron a felicitar a los hombres del chat por su día.

Me justificaré diciendo que no les comenté nada por respeto a su libertad de expresión, pero la verdad es que me dio flojera entrar en una discusión que no llegaría a ningún lado.

Menos cuando los felicitaron por lograr la hazaña de ser hombres. #Pffffffff

Más aun cuando todas, todos, todes, todis, todus se han unido para criticar a las mujeres que encapuchadas rompieron lo que se les dio la gana, tuvieron cobertura mediática porque lo violento siempre causa morbo y se llevaron los titulares de una lucha que, para la mayoría de las participantes, es pacífica.


A mí me consta porque he ido a cubrir esas marchas, y esas chicas encapuchadas no representan ni el 10% de las otras mujeres que protestan de manera pacífica ni tampoco a las madres que con la mirada perdida deambulan preguntándole a la gente si han visto a su hija, mientras muestran su foto arrugada de tanto apretarla contra su pecho.

Quizá haya quienes pregunten por qué opino esto si hay un Día Internacional de la Mujer y mi respuesta es que ni ese ni otro día han surgido desde el festejo, como si el Día del Hombre. La mayoría de las conmemoraciones internacional tienen como antecedente un hecho histórico trágico que indignó a una sociedad.

¿Cómo surgió el Día del Hombre?

Un día, en 1992, al profesor de la Universidad de Misuri-Kasas, Tomas Oaster, se le ocurrió. No sé por qué razón, quizá pensó que son motivo de fiesta, no de lucha y de protesta. No hay antecedente que le dé una razón de ser a ese día, más allá de la ocurrencia.

Luego, en 1999 se volvió algo internacional cuando a la directora del programa de Mujeres y Cultura de la Paz de UNESCO, Ingeborg Breines, le pareció una gran idea que ayudaría no a la división y a la falta de empatía de las luchas de género, sino a alcanzar un equilibrio entre los sexos, cualquiera cosa que esto signifique.

Todo esto suena más bonito si lo decimos mientras imaginamos unos violines como música de fondo.

En noviembre del 2009, el Comité de Coordinación Día Internacional del Hombre (DIH) señaló los 6 pilares del Día del Hombre:

— Promover modelos masculinos positivos; no solamente estrellas de cine y deportistas, sino también hombres de la vida cotidiana, de clase trabajadora, que viven vidas dignas y honradas.

— Celebrar las contribuciones positivas de los hombres a la sociedad; a la comunidad, a la familia, al matrimonio, al cuidado de los niños y el medio ambiente.

— Centrarse en la salud y el bienestar de los varones; en lo social, emocional, físico y espiritual.

— Poner de relieve la discriminación contra los hombres; en las áreas de servicio social, en las actitudes y expectativas sociales, y la legislación.

— Mejorar las relaciones de género y promover la igualdad de género.

— Crear un mundo más seguro y mejor, donde la gente puede estar segura y crecer para alcanzar su pleno potencial.

Eso dicen los que saben, el resto justica su celebración porque “el 76% de los suicidios son hombres, el 85% de las personas sin hogar son hombres, el 70% de las víctimas de homicidios son hombres y el 40% de las víctimas de abuso doméstico son hombres”.

¡Vaya argumentos! Apuesto a que nadie de los que conozco no sabía sobre esos famosos seis pilares para su festejo.

¿Me pregunto por qué no entienden la diferencia entre un homicidio y un feminicidio siendo tan clara?

Además de que los hombres son asesinados por otros hombres, en la muy amplia mayoría de los casos. Si no me creen, échenle un vistazo a las redes sociales de las fiscalías generales de justicia de cualquier estado de la República.

En los últimos 5 años, las cifras de homicidios y feminicidios sumaron 141 mil 378 víctimas. De esta cifra, 125 mil 575 de los muertos son hombres; 15 mil 803 fueron mujeres, 12 mil 144 asesinatos dolosos y 3 mil 659 feminicidios.

En México, la mayoría de estos delitos han sido cometidos por hombres de entre 16 y 39 años de edad y suelen estar relacionados a la delincuencia organizada y conflictos por drogas, contrario a los feminicidios que son cometidos por parejas, ex parejas o familiares de la víctima.

La Encuesta Nacional de Victimización (ENVIPE) arrojó que el 85% de las violaciones a la ley ocurre en manos de un hombre o un grupo de hombres.

La población joven está inmersa en relaciones de violencia, además de que representan el 95% de la población penitenciaria.

noviembre 24, 2020

Deja un comentario