Diputados violan protocolo de sanidad en Congreso de la CDMX; ingresan personal a la fuerza

El personal de resguardo del Congreso de la Ciudad de México, quien se encarga de permitir el acceso al recinto mediante una lista previamente aprobada por la Mesa Directiva, se enfrenta diariamente con los diputados que violan el protocolo de sanidad exigiendo el ingreso de hasta cinco personas no registradas por legislador.

Según el personal de seguridad, Jesús Sesma, diputado del Partido Verde, la morenista Esperanza Villalobos y los panistas América Rangel, Diego Garrido y Gabriela Salido, son con quienes tienen más enfrentamientos al negarles la entrada con su equipo de trabajo no registrado.

Aunque los diputados cuentan con acceso libre al pleno, su personal administrativo tiene la obligación de presentar diariamente un oficio ante la Mesa Directiva mediante correo electrónico con los nombres de las personas que requieren la acreditación, las cuales de ser aprobadas se integrarán a la lista de entrada.

De no encontrarse en el documento emitido por la Mesa Directiva, se le niega la entrada al personal, pero basta con una llamada al congresista encargado, quien en ocasiones presenta una actitud desafiante hacia los elementos de seguridad, para que se les dé luz verde y éstos puedan acceder al recinto sin previa autorización.

Para estos casos, se pone a su disposición un formulario de control de visitantes que debe ser firmado por el diputado responsable y por el presidente de la Mesa Directiva aprobando el ingreso de las personas que no se encuentran en la lista.

Debido a la pandemia, se instaló un protocolo sanitario que redujo el aforo del recinto al 50 por ciento, quedando así la permanencia de sólo 200 personas al interior, incluyendo a los 66 legisladores, la implementación de un módulo sanitizante a la entrada y una zona de pruebas rápidas de detección de COVID que se realizan de manera voluntaria.

El día 28 de septiembre, la Presidencia de la Mesa Directiva del Congreso de la Ciudad de México emitió un protocolo de sanidad que sería aplicado para ingresar al recinto en la toma de protesta de los alcaldes electos y en adelante.

En éste se detalla que el acceso de asesores y personal administrativo será proporcional a la cantidad de diputados por grupo parlamentario o asociaciones, teniendo así derecho al ingreso de 29 personas para Morena, 16 para el PAN, nueve para el PRI, cuatro para el PRD, dos para el PT al igual que para las asociaciones Verde Juntos por la Ciudad, Ciudadana y Mujeres Demócratas, quienes deben permanecer en las oficinas de su grupo parlamentario o salones del recinto, pero no tendrán acceso al pleno, esto con el fin de evitar aglomeraciones, medida que los legisladores pasan por alto.
El legislador Sesma, a quien se le niega la entrada de las cuatro personas que conforman su equipo de trabajo, declaró que las medidas tomadas dentro del recinto no le parecen eficaces.

“Yo no creo que tengamos un censo de personas que estén vacunadas. No sé si manejamos el cuidado de las personas del traslado de sus casas al trabajo y del trabajo a sus casa, además del cuidado de su familia. ¿Cuántas personas de las que hoy están en el Congreso viajan en transporte público? ¿Y sabemos si ese transporte público mantiene las medidas sanitarias?”, mencionó.

Agregó que la prevención debe ser la política del trabajo en cualquier institución, pero también es importante ser corresponsables. “Con esto me refiero a garantizar que quienes nos podamos vacunar nos vacunemos, que sigamos con las medidas de limpieza, el cubrebocas, pero no podemos dejar de tener una actividad laboral. Espero que las instituciones sigan teniendo protocolos de limpieza, pero creo que debemos ser más abiertos porque la vida allá afuera no espera”, finalizó.

Damaris Hoyos, secretaria particular del Diputado Presidente de la Mesa Directiva Héctor Díaz Polanco comentó respecto a estas medidas que, “a veces se les da permiso del ingreso de dos personas más con la condición de que permanezcan en las oficinas de su grupo parlamentario… La idea es que en el pleno sólo estén los diputados y a cuenta gotas entren algunos asesores y que no excedan de cinco personas en los corralitos. Cuando se llegan a colar algunos, nosotros como Mesa Directiva les pedimos que se retiren.”

Agregó que por el momento debido al semáforo epidemiológico han sido flexibles con el ingreso de personal, pero en próximas semanas se va a emitir un nuevo protocolo más estricto.

Aunque existen estas medidas, México Viral realizó un conteo en donde resalta que tan sólo en el pleno se encontraban un aproximado de 150 personas entre legisladores, fotógrafos, asesores y personal de limpieza. A eso se le suma el personal administrativo que se encuentra en las oficinas de cada grupo parlamentario, personal médico, periodistas y otros, que en conjunto rebasan el límite de aforo permitido.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario