El Bosque de Chapultepec y su inexistente cuarta sección

Por: Humberto Morgan Colón

COLUMNA / QUE HABLE LA BANDA

 

El pasado 2 de abril de 2019, el presidente Andrés Manuel López Obrador, junto con la Jefa de Gobierno, la doctora Claudia Sheinbaum, dieron a conocer en la conferencia matutina que se ofrece en palacio nacional, la pretensión de sus Administraciones, para desarrollar un ambicioso proyecto cultural en las tres originales secciones del Bosque de Chapultepec, y en la recién nombrada Cuarta Sección, que, en realidad, corresponde a los terrenos del campo militar 1F y a la antigua Fábrica de Pólvora y Explosivos, pertenecientes a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Área que por cierto, no pertenece al Bosque de Chapultepec y si bien se encuentra en coordenadas paralelas a este, no comparte la misma zona geográfica, pues a estos polígonos, los divide avenida Constituyentes, una amplia meseta que hoy alberga diversas instalaciones militares e hípicas, así como las oficinas de la otrora Policía Federal y una larga y profunda barranca.

Con respecto a esta utópica cuarta sección y sus 125 hectáreas de terreno, los vecinos del pueblo de Santa Fe, ubicado en la alcaldía de Álvaro Obregón, han librado una larga y extenuante lucha desde la década de 1970.
Primero, para exigir la reubicación de la Fábrica de Pólvora y Explosivos, inaugurada en 1910 por Porfirio Díaz. Esto, derivado de la cadena de accidentes y explosiones, en los que perdieron la vida decenas de personas.

Luego, para demandar el reconocimiento como Área de Valor Ambiental de esta enorme barranca, que otorga invaluables servicios ambientales a la ciudad. Lo cual se consiguió en el año 2010, con un decreto del entonces Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard Casaubon.

Años más tarde, para evitar males mayores al micro ecosistema, con la imposición del trazo del viaducto del tren interurbano México-Toluca, que profanó el lecho del río Tacubaya y provocó la tala de cientos de árboles y la deforestación de una gran cantidad de flora endémica.

En 2017, para detener el jugoso negocio que implicaba ganancias por más de mil millones de dólares, provenientes de la venta de los terrenos para la edificación de 10 mil departamentos de lujo, que tenían en mente los Gobiernos del ex Presidente Enrique Peña Nieto y el ex Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera.

La última lucha se dio de cara a la pretensión del Presidente López Obrador, de continuar con la venta del predio, para pagar 86 bases y cuarteles de la Guardia Nacional. Batalla que en conjunto con la Jefa de Gobierno se volvió a ganar, cuando el primer mandatario anunció oficialmente, el 7 de marzo de 2019, que los terrenos se reintegraban al ejército nacional para anexarse al Bosque de Chapultepec.

Sin embargo, en la mencionada mañanera del 2 de abril, la doctora Sheinbaum comentó, que de las 125 hectáreas, 75 pertenecen a la Guardia Nacional y las 50 restantes, se incorporaran a Chapultepec. Para ello, se ha propuesto un puente y un túnel, que conectaría a la tercera sección con el remanente de terreno del campo militar, es decir las 50 hectáreas, que se alejan aún más del verdadero Chapultepec, pues estas se encuentran en la parte baja de la barranca, que hace frontera con la colonia Belén de las Flores, contigua al metro Observatorio.

 

Derivado de estas luchas y habiendo perdido la confianza en las autoridades, los vecinos nuevamente se han organizado, para evitar otra sorpresa envuelta en un supuesto proyecto cultural, que no respete, deteriore y rompa con la vocación ambiental de la zona. La actitud de los habitantes santafesinos también tiene sustento, en la opacidad que hasta el día de hoy han mostrado los funcionarios, para hacer público el Plan Maestro, concebido por el artista Gabriel Orozco, encargado de su diseño y confección.

Aunque existe un clamor legítimo de los vecinos y de diversos grupos de ambientalistas para conocer el proyecto integral, hasta el momento, solo se han dado a conocer datos menores y pinceladas de la interconexión de las tres secciones y del campo militar 1F, a través de algunos diarios de circulación nacional, sin que se muestre completo a la opinión pública.

Lo que evidencia, la falta de interés de las autoridades para generar una interlocución con los ciudadanos, hecho que propicia todo tipo de suspicacias y conjeturas, que enturbian lo que lo que el Gobierno esboza como un magno proyecto.

Para los vecinos que tienen colindancia inmediata con el campo castrense, existe la inquietud fundada, de que el programa anunciado con bombo y platillo por el Presidente, esconda la construcción de viviendas adicionales a las ya existentes, para congraciarse con el ejército. Situación que generaría un colapso en los servicios de la zona y en sus vialidades, además del severo daño ambiental.

Por ello, es imperativo que el Gobierno Federal, presente el Plan Maestro, especificando el uso destinado a la Guardia Nacional y exista el compromiso para no construir más viviendas, así como el respeto absoluto al área, como la importante zona de recarga de los mantos freáticos que es. Además de garantizar la reforestación prometida por la anterior Administración, avalada por la SEDENA.

De igual forma, se inicien los procesos para el cambio de uso de suelo de Área de Valor Ambiental, a Zona Natural Protegida y con ello, se preserve la regulación del microclima, la protección de la fauna, la flora endémica y la entrada de aire fresco al centro de la ciudad, para mitigar los graves niveles de contaminación que se generan en la capital del país.

En el caso del Gobierno de la ciudad de México, se transparenten los usos de suelo, que en la Administración del doctor Mancera, ex Jefe de Gobierno, supuestamente se alteraron para la construcción de las 10 mil viviendas y que podrían usarse hoy de manera anómala, para justificar la construcción de cientos de departamentos, haciendo uso de esos cambios apócrifos.

Por el momento, los representantes del pueblo de Santa Fe, están formalizando alianzas con otros vecinos y grupos, para dar la batalla en conjunto y no se cometa en nombre de la cultura y la buena fe, una atrocidad más, con un predio que ha sido largamente ambicionado por desarrolladores inmobiliarios y por Gobiernos irresponsables que como ha dicho hoy el propio Secretario del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Manuel Toledo Manzur: La 4T como un conjunto claro y acabado de objetivos no existe. 

Por el contrario, este Gobierno de la 4T, está lleno de contradicciones y estos se expresan concretamente en luchas de poder al interior del gabinete.

La Secretaria de Desarrollo Rural, la SADER, encabezada por Víctor Villalobos, esta dirigida fundamentalmente a los agronegocios, está en contra de la ecología. Alfonso Romo, que ha adquirido una enorme centralidad y poder dentro del Gobierno, aguantado por el presidente, es el operador principal para bloquear todo lo que efectivamente sea, digamos en la línea de lo ambiental, en la transición energética, de la recolegía, todo el tiempo…

 

 

 

agosto 6, 2020

Deja un comentario