El plan Minerva, una opción contra los feminicidios

Por: Alfredo Páez Galindo

 

Alfredo Páez Galindo. Periodista.
Alfredo Páez Galindo. Periodista.

COLUMNA/ REVELACIONES 


Lejos de olvidar un paro feminista que tiene como objetivo generar pérdidas millonarias como protesta por los  feminicidios en México, el Presidente Andrés Manuel López Obrador debe recordar que existe un pueblo organizado, crítico y que también quiere cambiar de fondo el país en el que vivimos.

Esas voces a las que debería voltear a ver el presidente no lanzan frases huecas como las del actor y director Diego Luna, quien asegura apoyar al feminismo y les desea a las mujeres no claudicar en su lucha.

Todo lo contrario, la asociación SUMA Producciones que aglutina artistas, cineastas, escritores, actores, músicos y al pueblo en general, ha propuesto a este Gobierno de izquierda una alternativa para erradicar el fenómeno del feminicidio en los próximos 6 años.

Se trata del “Plan Minerva”, una propuesta que surgió luego de estudiar más de 30 mil casos de feminicidios en México, esa investigación fue usada para filmar la película “Fue el Estado. Fuimos Todos”.

El objetivo de ese producto cinematográfico es concientizar a la gente de los feminicidios en el país, y no es para menos, tan sólo en el año 2019 fueron asesinadas 2 mil 173 mujeres de acuerdo con el SNSP que resultaron ser 563 asesinatos más que en el año 2018.


Uno de los impulsores del “Plan Minerva” es el sociólogo y cineasta Pedro Pablo de Antuñano Padilla, quien se encargó de elaborar la investigación, dirigir la película y ahora en el diseño de esta estrategia contra el feminicidio que pone en charola de plata al Gobierno Federal.

En entrevistas con diversos medios de comunicación, el director de cine asegura que hasta ahora ningún gobierno ha propuesto una estrategia para combatir este fenómeno, únicamente existen leyes aisladas como el aumento de penas a feminicidas, la Ley Olimpia; que castiga a los difusores de “packs” o la entrega de silbatos antiacoso que nadie usa.

El Plan Minerva plantea un cambio estructural para combatir las malas prácticas que forman a un feminicida, deja de lado la discusión y la conceptualización para comenzar a crear órdenes de operación concretas para revertir un fenómeno delictivo.

Tiene un total de 145 acciones para combatir el feminicidio, el primer paso es crear un Puesto de Mando conformado por el Estado, es decir: representantes de dependencias de Gobierno, la sociedad civil, órganos legislativos, empresarios, escuelas  y hasta las iglesias.

La apuesta es erradicar el feminicidio en 6 años,  se puede lograr siempre y cuando todas las instituciones del Estado tengan objetivos bien definidos.

Por ejemplo, desde la escuela se deben diseñar clases para los niños donde se fomenten los valores, derechos humanos, y respeto a la vida.

Otro paso es crear un equipo táctico que se encargue de la detención de feminicidas en los que debe participar la Guardia Nacional así como módulos móviles de Ministerio Público. También crear rutas de transporte Aseguradas, formar empleo con capacitación previa en la materia, la repartición de libros de texto sobre el fenómeno feminicida  en todos los niveles escolares.

La implementación de una escuela para padres que abarque la reproducción sexual y reproductiva, así como la  concientización en redes sociales.

La propuesta  de Pedro Pablo de Antuñano es impulsar el Plan Minerva para en el municipio de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México, pues tiene un alto grado de feminicidios.

Este municipio cuenta con medio millón de habitantes, 300 mil son mujeres en 14 colonias de las cuales 6 son de alto riesgo.

Aún así, el colectivo SUMA Producciones está convencido de erradicar el feminicidio en 6 años con la ayuda del Plan Minerva.

Si el Gobierno Federal no aplica este tipo de iniciativas corre el riesgo de aumentar la tasa de feminicidios, mantener la fractura del tejido social, incluso hasta entrar en una crisis de Estado

marzo 5, 2020

Deja un comentario