El regreso a clases

Por: Rosalía Vergara

Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

Columna #NoPolitices

 

Hace mil años, cuando iba en la primaria e iba a iniciar un nuevo año escolar no podía dormir. Me imaginaba a mis nuevos compañeros, lo bonito de ir a clases, la hora del recreo y así.

Lo único que odié, siempre, fue que me sentaran hasta el final y fuera de las últimas en decir: “presente”, solo por mi primer apellido.

En esa época solo te pegaban los piojos, te contagiaban la gripa, el sarampión que bueno, a mi me dio a los 18 años o la viruela, entre otras enfermedades.

No recuerdo haber escuchado de una pandemia de algo o que me colocaran un cubrebocas para salir a la calle.

Sólo no me dejaban juntarme con niñas mayores ni irme a la cama con un chicle porque varias veces amanecí con uno pegado en el pelo.

Los baños de la primaria eran limpios, aunque no tenían papel de rollo ni jabón para lavarse las manos. Pero los de la secundaria estaban rayados por todos lados con insultos a compañeras, los noviazgos, dibujos obscenos, etcétera.

Lo peor de lo peor era, en la primaria, en la secundaria, en la preparatoria y en la universidad era pasar por el baño de los niños, adolescentes, hombres. Olían a miados y había que aguantar la respiración para poder pasar por ahí.

Me di cuenta, desde entonces y a la fecha, que muchos hombres no se lavan las manos después de ir al baño. Saco esta experiencia a colación porque el 10 de agosto y siempre y cuando el semáforo esté en verde, los chamacos regresarán a la escuela.

En ese sentido, la agrupación Maestros Comprometidos por México del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) manifestó sus dudas y preocupaciones ante la posibilidad de que los alumnos de educación básica y media superior regresen a clases presenciales como parte de la “nueva normalidad” para reactivar las actividades suspendidas por la pandemia de covid-19.

En una carta dirigida al presidente Andrés Manuel López Obrador, al secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, y a madres y padres de familia, así como a la opinión pública, manifestó su preocupación ante el desconocimiento de protocolos específicos para el retorno del servicio
educativo.

Expuso las siguientes preguntas, en espera de que sean aclaradas por las instancias de gobierno al nivel que corresponda y resuelvan garantizando la salud integral de niñas, niños y adolescentes así como de los trabajadoras de la educación y que están previstas en materia de salud: Responsabilidad

“¿Quién se hará cargo de la sanitización de los edificios escolares? ¿Los padres de familia, los trabajadores de la educación, la autoridad educativa o la autoridad municipal, el gobierno del Estado o el gobierno federal? Si en muchas de las ocasiones las escuelas no cuentan con personal de apoyo y
asistencia a la educación.

“¿Será responsabilidad de los Consejos de Participación Social organizar a las madres y padres de familia para seguir los protocolos de salud y sanidad o nuevamente será carga de trabajo para directores y docentes? ¿Quién habrá de dotar de todo el material para implementar los filtros en las escuelas? Se requiere desde agua potable donde no la hay, jabón para manos en los sanitarios, gel antibacterial, cubre bocas, mascarillas o caretas, protección ocular, cloro, detergente, charolas sanitizantes de calzado, termómetros térmicos, entre otros.

“¿Cómo se va a implementar la sana distancia (1.5 m) en aulas de 48 metros cuadrados con 35 alumnos en promedio en preescolar y primaria o 45 en secundaria? ¿Cómo se reorganizarán los tiempos y espacios escolares? ¿Bajo qué lineamientos se organizará a los alumnos, si se consideran horarios escalonados y en una familia hay 3 o 4 hijos en edad escolar? ¿Cómo apoyar a estas familias que tienen que trabajar y no pueden estar acudiendo a distinta hora a dejar a sus hijos a la escuela?”, expuso Maestros Comprometidos por México.

“Una vez que hayamos regresado a laborar ¿qué mecanismos vamos a seguir con padres de familia que no creen en la existencia de covid-19 y no quieran cumplir con las medidas protocolarias?  ¿Habrá capacitación profesional a docentes para atender los efectos en la salud socioemocional de los alumnos por el confinamiento?

“De acuerdo con la página del gobierno federal https://coronavirus.gob.mx existe una población de riesgo. ¿Cómo se protegerá la salud de los trabajadores de la educación que están dentro de este
sector de la población? Trabajadores de la educación mayores de 60 años y con padecimientos crónico degenerativos como diabetes, hipertensión, cáncer o enfermedades respiratorias o autoinmunes, ¿cómo se garantizará su seguridad laboral?”, añadió Maestros Comprometidos por México.

“¿Tiene la Secretaria de Educación Pública un censo para conocer el número de trabajadores de la educación que son población de riesgo? En caso de que un docente que ha asistido con normalidad a laborar presenta síntomas y es diagnosticado con covid-19, ¿habrá responsabilidad administrativa para el director? Una vez iniciadas las clases presenciales, ¿bajo qué criterios se actuará si en los días posteriores se tiene conocimiento de que un alumno tuvo contacto con un adulto en su casa con diagnóstico de covid-19?

“¿Se tendría que poner en observación a todos los alumnos del grupo o a toda la escuela? ¿Y se seguirá prestando el servicio educativo en esa escuela? ¿Se aplicarán pruebas individuales a alumnos docentes y padres de familia para garantizar que no haya contagios? ¿Se escuchará el sentir de los trabajadores de la educación o será la dirigencia sumisa a quien se le dé la voz?

Confianza

Maestros Comprometidos por México indicó que ante la incertidumbre sanitaria, los trabajadores de la educación esperan una respuesta clara y contundente por parte del gobierno federal como los de los estados para dar confianza a las madres y padres de familia, como a los trabajadores de la
educación que su salud no corre peligro.

“Para ello, hay necesidad de ver expresada la voluntad política y presupuestaria que garantice que nuestras instalaciones escolares estarán realmente libres de contagio. Muy lamentable sería que por querer cerrar el ciclo escolar de manera presencial, fueran las escuelas un foco de contagio. La
salud es un derecho humano al que no estamos dispuestos a renunciar”, agregó la agrupación sindical.

A todo esto, agrego una recomendación: todos, niñas, niños, adolescentes y adultos lavémanos las manos y seamos más higiénicos en los baños.

A estas alturas, solo me queda darle el pésame a todas las personas que han perdido a un ser querido, amado, adorado durante esta pandemia. Los abrazo porque los comprendo, lo cual me lleva a recomendarles que se cuiden porque no somos eternos.

 

junio 2, 2020

Deja un comentario