El saldo del pleito en Morena

Por: Rosalía Vergara

 

Rosalía Vergara. Analista Político.
Rosalía Vergara. Analista Político.

Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

COLUMNA/ #NoPolitices

 

El 18 de octubre se renovaron 25 diputaciones locales en Coahuila y 84 ayuntamientos en Hidalgo, después de aplazarse los comicios por la pandemia de Covid-19.

Integralia Consultores hace un análisis sobre el proceso que vale la pena comentar.

Señala que en Coahuila el gran ganador fue el PRI pues tendrán mayoría en el Congreso del Estado.


Explica: El PAN fue el gran perdedor porque se volvió tercera fuerza en el estado y no logró ganar ni un distrito en Torreón que era su bastión. En 2017, los panistas estuvieron a punto de ganar la gubernatura.

Sigue: Los conflictos internos de Morena debilitaron este partido desde antes de la elección, pues las pugnas entre la dirigencia, el delegado estatal y legisladores morenistas ya hicieron mella en el partido, pero el problema real fue la definición de las candidaturas plurinominales, o sea, aquellas que no necesitan definirse por el voto de la gente, que no requieren el esfuerzo de una campaña para convencer al electorado de beneficiarlos con su voto, sino que se dan en la proporción de la representación del partido en la elección.

Remarca: Tres de cuatro partidos políticos locales perdieron el registro: Unidos, encabezado por Rubén Humberto Moreira Guerrero, hijo del exgobernador Humberto Moreira; el Partido de la Revolución Coahuilense, encabezado por Abundio Ramírez Vázquez y el Partido Emiliano Zapata, la Tierra y su Producto, encabezado por José Luis López Cepeda, líder de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA).


En Hidalgo, señala que el PRI es el ganador de la contienda, a pesar de que se posicionó como segunda fuerza por el número de votos recibidos, pues ganó más presidencias municipales, como Pachuca, Mineral de la Reforma, Tulancingo, Tepeji del Río, Cuautepec y Zempoala.

Aunque Morena gobernará diez municipios, estos están en el segundo orden de importancia en la entidad.

El PAN perdió cuatro de 15 ayuntamientos, dos de los más importantes: Pachuca y Mineral de la Reforma que tienen más población en el estado.

Morena se convirtió en la primera fuerza en la entidad por el número de votos obtenidos, pero perdió en las principales ciudades: Pachucha, Mineral de la Refoma, Tulancingo, Huejutla y Tula de Allende.

Estos resultados deben mover a la reflexión en Morena, partido que se identifica con el centro izquierda en la política nacional, que se dice progresista, cercano a la gente, etcétera, etcétera, pero que después de su pelea del poder por el poder por la presidencia nacional perfiló el rumbo hacia la perredización del partido, es decir, algo parecido al PRD que ahora ni figura en las tres primeras fuerzas electorales.


También deben reflexionar si esperarán a los resultados para poder impugnar como lo hizo el PRD año tras año en elecciones federales, intermedias y presidenciales hasta que pactaba con el partido en el poder.

En ambos casos porque el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) falló, siendo que no hay elección donde el PREP haya funcionado correctamente, aunque en este caso si llama la atención que en Hidalgo solo pudieron hacer que alguien leyera los resultados por un canal de Youtube, lo que nunca había sucedido, al menos que yo recuerde, en una elección local.

En Coahuila, Morena no ganó ni un distrito y en Hidalgo solo diez de los 84 ayuntamientos que fueron sometidos a elección; tiene uno menos que el PRD, lo cual debería encender las luces de alarma porque pueden palidecer igual que el sol azteca en 2021 y peor aún, en 2024.

Debería preocuparles también lo dicho el 19 de octubre por uno de los dirigentes nacionales del PRD, Jesús Zambrano, quien aseguró que los resultados en estas elecciones demostraron que “Morena es perfectamente vencible”.

Contadores SDV

 

noviembre 4, 2020

Deja un comentario