El valor emocional del boxeo en Salón Tropicana

Por: OMAR CASTILLO

“El boxeo es treinta por ciento físico y setenta por ciento mental, es por eso que hacemos que nuestros alumnos fortalezcan sus emociones”, mencionó Arturo Smith, vicepresidente de Nación Mexa.

El pasado domingo 20 de febrero, se llevó a cabo una función de Box amateur en las instalaciones del Salón Tropicana, ubicado a un lado de la plaza Garibaldi, en donde siete escuelas de Boxeo se dieron cita para demostrar, por medio de competencia sana, de lo que están hechos sus estudiantes.

Arturo Smith, vicepresidente deportivo de Nación Mexa, se siente feliz por ver cómo poco a poco se le ha ido dando más apoyo al boxeo amateur: “Yo boxeo desde que tengo 8 años y en aquel entonces no había mucho apoyo, es por eso que decidimos darle estos espacios, para que no estén en el ocio, en el mundo de las drogas o en malos pasos”.

Además de dar este emotivo mensaje, Arturo invitó a los jóvenes a que no abandonen sus estudios, ya que la escuela les dará una visión más clara del mundo, esto sin mencionar las herramientas y las puertas que te abre el mundo de la educación, a la vez, mencionó que él es licenciado en Relaciones Comerciales y que siempre hay tiempo para todo, el problema que muchos tienen es que no hay una optima organización de ese tiempo.

Para finalizar, Arturo invitó a los jóvenes a que se atrevan a experimentar en este mundo, esto les servirá para ser más disciplinados, ayudarlos a encontrar un equilibrio entre mente y cuerpo, sin mencionar que todo siempre se lleva a cabo desde el respeto y la sana competencia.

 

CRÓNICA/ Sube la guardia y dispara puñetazos

 

Suena la campana, los boxeadores se saludan con respeto, el referee agita los brazos para que ambos peleadores, Enrique; representando al equipo rojo y Diego; representando al equipo azul, den paso a la lluvia de golpes que pretende tener una duración de 3 asaltos. 

Ambos comienzan fuerte, con ganchos contundentes y volados que harían retumbar como gelatina a cualquiera, los peleadores se mueven rápido, sin miedo, determinados a llevarse la victoria. 

En el segundo round, Enrique, comienza a tomar ventaja, sus golpes comienzan a hacer temblar a Daniel; este reacciona como puede, moviéndose alrededor del ring pero, le es inútil porque “Quique” lo encierra en una ametralladora de puñetazos.

 

Algo pasa, el árbitro ha detenido el encuentro por un momento, las cuerdas del ring han quedado expuestas, el entrenador del equipo azul acomoda la protección de las cuerdas para que pueda continuar la batalla.

Se escucha el golpe en la campana, Diego ha sobrevivido al segundo round, ambos se ven cansados, sudando a mares, han dejado el alma sobre la lona pero saben que sólo uno puede salir con la mano en alto.

Entra la chica del cuadrilátero anunciando el tercer y último round, se escuchan los chiflidos de los hombres que degustan de la vista de aquella mujer, los combatientes se alejan de sus esquinas para comenzar a lanzar golpes. 

Enrique encierra rápidamente a Diego contra las cuerdas, golpe a golpe va agotando a su contrincante, el chico del equipo azul intenta responder como puede pero la adrenalina que tiene el peleador del equipo rojo es demasiada, en ese momento, nada podía detener a Enrique Castillo.

Termina el encuentro, ambos se dan la mano en señal de respeto mientras esperan la decisión final de los jueces, ambos gladiadores son llevados al centro del ring y se declara como vencedor a Enrique, quien aprovechó su victoria para darle un beso en la mejilla a la chica del cuadrilátero.

Al hablar con el ganador, este nos comentó que tuvo a un rival muy duro, ambos dieron lo mejor de sí en el encuentro, expresa que está contento con el resultado a pesar de que solo lleva un año en el mundo del boxeo.

Le encantaría dedicarse a esto de tiempo completo pero, por el momento, su mamá lo hace seguir en la escuela a cambio de dejarlo boxear, él accede porque es lo que ama hacer pero, si pudiera, dejaría los estudios.

 

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario