Columna #NoPolitices

Por: Rosalía Vergara

Escándalo, es un video escándalo

Cántese como la cantaba Raphael. Si no sabe quién es Raphael, pregúntele al Señor Google.

Hace unos cuántos años, mientras conducía un auto –tiene mucho que no lo hago y ya lo empiezo a extrañar–, vi a una señora que se estacionó en doble fila, en una esquina donde había una rampa para discapacitados, solo para bajarse a comprar algo. Cuando un ciudadano le reclamó, la señora sacó su smartphone y lo comenzó a grabar, no sin antes advertirle que lo expondría en las redes sociales. Así lo hizo, aunque ya no recuerdo si su video se hizo viral.
Luego siguieron las denuncias porque los chamacos de secundaria grababan las peleas entre escuinclas afuera del plantel, después siguieron las denuncias porque las parejas se grababan teniendo relaciones sexuales y por coraje o por que sí las subían a las redes o las compartían por mensajería instantánea. Posteriormente, los blogueros o vlogueros comenzaron a ganar millones de pesos por grabarse maquillándose o diciendo tonterías que hacían reír a personas igual o más ociosas.
Y así la video moda de video grabar hasta la más mínima video tontería.
Ahora se graban los linchamientos, los grupos armados, ejecuciones en vivo, entregas-recepción desde bandas presidenciales hasta dinero en efectivo en elecciones.
Con esta narcisista actitud dan ganas de no salir nunca de tu casa, no sabes si alguien estará grabando el momento en que te tropieces en una piedra, bailes mientras buscas un baño, o estés haciendo lo que sea que alguien con un teléfono en la mano se sienta romano de la antigüedad y te grabe sin darte cuenta hasta que seas Lady o Lord en Twitter.
Y aunque sí hay de videos a videos, el punto es que todo es un es-cán-da-lo es un escándalo.
Este lunes 24 de agosto, la ceremonia de bienvenida virtual a los alumnos de tercer grado de los grupos “D”, “E” y “F” por el nuevo ciclo escolar 2020-2021, se convirtió en pornográfica, pues la cuenta fue hackeada, según denuncias en redes sociales.
En otro, un agente de Asuntos Internos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) grabaron a otro en el momento en el que se resiste a ser detenido después de que, el domingo 23 de agosto, dos oficiales realizaron una visita de supervisión a un punto reportado por ciudadanos, donde se instaló un supuesto retén y se detenía a los vehículos que circulaban en la avenida Río de los Remedios y León de los Aldamas, en la colonia San Felipe de Jesús, en el límite de la Delegación Gustavo A. Madero y el Estado de México.
Además, resulta que la sobrina del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, Mary, grabó a la hermana del mandatario, Maryanne Trump Barry hablando mal de su hermano, a quien calificó como “cruel” y “falso”, mentiroso sin principios, en medio de un proceso electoral donde el mandatario busca a toda costa la reelección para el próximo 3 de noviembre.
Además, se difundieron imágenes donde un policía de Kenosha, Wisconsin, Estados Unidos, le disparó a un hombre de color, a quemarropa, en siete ocasiones y por la espalda, en lo que fue definido como un nuevo acto de brutalidad policiaca, hecho que se hizo viral en redes sociales con el hashtag #BlackLivesMatter.
Una amiga muy querida que, precisamente vive en Kenosha, me contó que este hombre de color, baleado frente a sus hijos, es en realidad un golpeador de mujeres, que no se había querido detener al ver a los policías y aunque no justificó la actuación de la policía, también señaló que el señor no era una víctima inocente como lo presentaban las redes sociales.
A esto podemos sumar el caso de la mujer transexual conocida como “Lady Tacos De Canasta”, quien después de haberse viralizado el video donde los policías capitalinos querían decomisar su mercancía, las autoridades capitalinas le pagaron sus tacos y le dieron un lugar fijo para venderlos, en Pino Suárez.
Posteriormente, otros uniformados desalojaron a una anciana vendedora de hierbas en el Centro Histórico de la Ciudad de México, caso que se viralizó por la denuncia hecha en Twitter por una sola persona y cuyas réplicas provocaron que las autoridades respondieran.
Y nada qué decir de los videos de políticos recibiendo dinero para fines particulares que, por lo sabido hasta el momento, son electorales porque además de ya está muy sobado, en esta columna no politizamos lo ya politizado.
Así podría seguir con la lista de videos escandalosos, chistosos, bromas de mal gusto, como la que le hizo la señora a la trabajadora doméstica que emplea en su casa, la cual solo le dio risa a ella y otras personas como ella porque no fue nada gracioso o de gatitos o perritos que tienen millones de vistas, pero el punto es que no importa si es bueno, malo, antiético, ilegal, irregular, bueno, esperanzador, o lo que sea, mientras sea un video será un escándalo y mientras sea un escándalo será publicable y periodístico.
O sea, el que no enseña no vende, región 4, versión 2.0, 5G, 4K o 3.1416. ¡Total! Para todo hay un tutorial, cualquier duda se puede guglear, las relaciones por internet son reales, ligar se puede mediante una app es muy cómodo, como dejarte en visto, terminar a alguien por mensaje, saludar y desaparecer por meses o lo que se ocurra para no tener contacto humano con inhumanos.
Por eso, desde que empezó la pandemia, yo me pregunto: ¿Por qué no nos absorbe un agujero negro?
Así dejamos de ver visiones, porque si antes decían que para no hacerlo no saliéramos de nuestras casas, ahora que no salimos, las vemos en internet.

agosto 25, 2020

Deja un comentario