¿Qué está pasando en Ceuta? Claves de la crisis migratoria entre España y Marruecos

  • Hasta 8 mil personas han entrado en dos días, aunque 4 mil migrantes ya han sido devueltos, según el Ministerio de Interior.
  • La hospitalización por covid del secretario general del Frente Polisario , Brahim Ghali, ha provocado el enfado de Marruecos

 

Ceuta vive una crisis migratoria sin precedentes. En dos días, han entrado 8 mil personas a la ciudad autónoma, muchos de ellos a nado y menores no acompañados, incluso familias enteras. Unos 4 mil ya han sido devueltos a Marruecos, según los últimos datos facilitados por el Ministerio del Interior.

Interior informó el martes de que va a aumentar la presencia de agentes y medios de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en Ceuta. Además de un refuerzo de 200 efectivos, se van a desplegar otros 50 agentes de la Guardia Civil, y 150 agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) están en alerta por si fuese necesario su traslado y despliegue en la ciudad autónoma.

A las fuerzas de seguridad hay que sumar el Ejército que se ha desplegado para proteger la frontera con Marruecos y, aunque el Ministerio de Defensa no da cifras, fuentes militares apuntan que hay destinados alrededor de 3.000 efectivos.

Según pudo comprobar Efe, la actitud de la policía marroquí (apoyada por las fuerzas auxiliares) es cambiante: unas veces permiten a los emigrantes pasar y atravesar el vallado metálico, por abajo o por arriba, mientras que otras tratan de impedirles acercarse, pero se ven superados por la multitud.

Pero, según ha podido contrastar Efe, Marruecos ha terminado por sellar este miércoles el paso fronterizo de Tarajal, interrumpiendo así el éxodo migratorio de las últimas horas.

 

Rescate de un bebé en el agua

La crisis también está dejando historias de solidaridad en una población acostumbrada a vivir con el fenómeno migratorio. Una de ellas la ha protagonizado un voluntario de la Cruz Roja al salvar la vida a una bebé, de tan solo tres semanas, que, en brazos de su madre, se encontraba atrapada en el tumulto de personas que estaban junto al vallado del espigón fronterizo a la espera de entrar en la ciudad.

El suceso, que se ha conocido este martes, se produjo la pasada noche cuando el voluntario consiguió hacerse con la niña a través de un pequeño hueco en la valla, mientras que la madre aguardaba una larga cola para entrar, según han informado a Efe fuentes de la organización humanitaria. Momentos después, madre e hija se reencontraron y se encuentran en la nave industrial del Tarajal pasando la cuarentena.

Otra de las historias que deja esta crisis migratoria, el rescate de un bebé de unos meses, que ha sobrevivido gracias a la intervención de un agente del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil.

 

¿Cuál es el motivo del enfado de Marruecos?

La crisis migratoria tiene una derivada política y es conflicto diplomático entre Marruecos y España. Este episodio se produce después de que el pasado 22 de abril se desvelara que el secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali, se encontraba hospitalizado en Logroño por coronavirus, lo que ha sido justificado por el Ejecutivo por motivos humanitarios.

Unos motivos que no fueron suficientes para Marruecos que lo calificó de deplorable y llamó al embajador español para pedir explicaciones.

Ya en noviembre de 2020 se produjo otro desencuentro debido a la afluencia masiva de migrantes marroquíes a Canarias, donde sólo ese mes se registraron 9.000 llegadas irregulares, lo que originó la visita del ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska a Rabat.

 

¿Qué dice España?

La ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, expresó este martes a la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, su “rechazo” y “disgusto” por la entrada masiva de inmigrantes marroquíes en la ciudad española de Ceuta.

González Laya convocó a la embajadora marroquí en Madrid, que poco después fue llamada a consultas por el Gobierno de su país. Fuentes diplomáticas marroquíes dijeron a Efe desconocer por el momento más detalles sobre esta llamada a consultas, que eleva la tensión entre Rabat y Madrid a niveles desconocidos en la última década.

Por su parte, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró este martes, en una declaración institucional, que la integridad territorial de España y la tranquilidad y seguridad de los ciudadanos de Ceuta y Melilla está garantizada “con todos los medios necesarios” y ha anunciado que viajará a sendas ciudades autónomas este mismo martes.

 

Un largo historial de desencuentros entre España y Marruecos

La actual crisis de inmigración en Ceuta se suma a otra larga lista de desencuentros entre España y Marruecos como la de la soberanía del Sáhara, cuya anexión al país vecino se produjo en 1975, o las recurrentes reivindicaciones soberanistas de Rabat sobre Ceuta y Melilla, que han enturbiado la buena vecindad.

Desde 1975, el Sáhara es un motivo de conflicto en tanto que la postura española sobre la soberanía de este territorio siempre fue defender los acuerdos de la ONU de celebrar un referéndum. La tensión se intensificó después de unas declaraciones del entonces vicepresidente Pablo Iglesias, que pidió un “referéndum libre, limpio e imparcial para la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental”

Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla también han sido objeto de tensión por parte de Marruecos. Entre los puntuales desencuentros, un momento complicado tuvo lugar al aprobarse los Estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla, en 1994, que obtuvo como respuesta una ofensiva diplomática de Rabat al solicitar a la ONU la “devolución” de las ciudades.

Una trabajadora de la Cruz Roja y un migrante que ha logrado cruzar uno de los espigones fronterizos de Ceuta este martes se abrazan.

El 11 de julio de 2002 el islote de Perejil situado frente a las costas de Marruecos no muy lejos de Ceuta fue ocupado por efectivos marroquíes que justificaron esta acción dentro de su “lucha contra la emigración ilegal y el terrorismo en el Estrecho”. Apenas una semana después y en medio de una intensa ofensiva diplomática, tropas españolas recuperaron de forma pacífica el islote deshabitado.

La reconciliación entre ambos países no llegó hasta el 30 de enero de 2003 cuando, tras quince meses de hostilidades, anunciaron el regreso de sus embajadores.

Las relaciones volvieron a tensarse el 15 de diciembre de 2009 cuando la activista saharaui Aminetu Haidar llegó al aeropuerto de Lanzarote desde El Aaiún tras ser expulsada por las autoridades marroquíes que la detuvieron el día anterior cuando venía de Nueva York. La policía magrebí le requisó el pasaporte al negarse a poner en la ficha de control la nacionalidad marroquí, y después de amenazar con no dejar aterrizar el avión si intentaba regresar a El Aaiún.

Permaneció en huelga de hambre 32 días hasta que, tras intensas negociaciones diplomáticas entre España y Marruecos, Rabat permitió su regreso el 17 de diciembre.

Contadores SDV

1 Trackback / Pingback

  1. sbobet vip

Deja un comentario