¿Hacia dónde va Morena?

Por: Rosalía Vergara

Rosalía Vergara. Analista Político.
Rosalía Vergara. Analista Político.

 

Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

 

Columna #NoPolitices

 

 

El 21 de octubre, después de los desastrosos resultados, en todos sentidos, en las elecciones federales en Hidalgo y Coahuila, el recién nombrado presidente nacional de Morena, Mario Delgado, le pidió a Yeidckol Polevnsky, la expresidenta de Morena, exsecretaria general de Morena, exsenadora del PRD (2006), excandidata al gobierno del Estado de México, del PRD (2005), expresidenta de Canacintra, que sumara fuerzas con él para fortalecer a este partido político.

“Yeidckol, tu participación en nuestro movimiento ha dejado huella. Hiciste de Morena un partido
ganador, un movimiento incluyente y plural. Contigo como dirigente ganamos la Presidencia de la República, la mayoría de la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores, así como la mayoría en 19 Congresos locales y las gubernaturas de la Ciudad de México, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Morelos, Puebla y Baja California”, le escribió en una carta personal que Delgado difundió en sus redes sociales.

¿Se acordará que todos esos resultados fueron producto del hartazgo popular por gobiernos como el
de Enrique Peña Nieto, su antecesor Felipe Calderón y del traidor a la democracia, como llaman los que dicen que saben a Vicente Fox? O también le aplica la máxima de Carlos Salinas de Gortari a la oposición en su partido político: Ni los ve ni los oye.

“Es de todos conocida tu lealtad con el presidente, la valentía con que has enfrentado a los
conservadores y tu trabajo por el bien de la transformación, lo que te ha generado un auténtico liderazgo a lo largo y ancho del país, gracias a tu compromiso, valor y entrega en todo momento.
“Es cierto que tu experiencia como dirigente, tu liderazgo nacional, pero sobre todo tu compromiso
con la transformación del país, no puede quedarse fuera del partido”, le redactó.

Creerá el legislador que no sé si ya pidió licencia; lo único que supe es que se contagió de SARS-CoV2,
igual que Yeidckol, lo cual genera un sospechosismo mal plan porque con la salud no se juega, dicen, pero sigo, ¿creerá que a base de cebollazos se olvidará lo que Polevnsky le hizo al partido desde que se negó a dejar la presidencia nacional?

Pues yo creo que si porque, para él, Morena requiere liderazgos como el de ella para construir el
futuro que quiere y garantizar que siga siendo un instrumento de lucha del pueblo y ganar en las elecciones del 2021.

“Sé que acompañado de tu experiencia y solidaridad podremos reconducir nuestro movimiento y
lograr un México más justo e igualitario. Te invito a que caminemos juntos, compañera”, le indicó y no
sonaron los violines, pero si le aplican el autotune a la carta, seguro les saldrá un bonito reggaetón.

Durante todo 2019, sus detractores, del Foro Nacional de Militantes de Morena le recordaron todo lo
que hizo para aferrarse al poder por el poder, sin que las intenciones finales hayan quedado claras, a menos que su plan haya sido solo poder palomear a candidatos para las elecciones del 2021, lo cual suena bastante pendenciero para ser real.

En 2018, el V Congreso Nacional de Morena encargó a Polevnsky actualizar el padrón de militantes
para hacerlo confiable para la renovación de la dirigencia, pero tardó once meses en designar al secretario de Organización, encargado de dicha tarea, lo que dio los argumentos para posponer indefinidamente el VI Congreso Nacional y renovar a los órganos de dirección.

También se había ordenado crear el Instituto Nacional de Formación Política (INFP) a cargo de Rafael
Barajas, “El Fisgón”, para capacitar y formar los cuadros del partido y a los servidores públicos y
representantes populares, pero pasó un año y medio sin haber cumplido la encomienda ni haber liberado los recursos para el INFP.

Durante su gestión no hubo sesiones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) y otras que se han convocado de manera urgente y han sesionado sin quórum. El Consejo Consultivo no ha sesionado una sola
vez desde el V Congreso Nacional, lo cual lo hace inexistente, afirmaron sus detractores.

Polevnsky incumplió con las resoluciones del 3 de marzo de 2019 del Consejo Nacional, el cual había
avalado la integración y los reglamentos del INFP, pero Plevnsky encontró la manera de no reconocer su
existencia y, por ende, no les entregó los recursos para su operación, indicaron.

El 7 de julio de 2019, el Congreso Nacional acordó iniciar la credencialización de la militancia, reconocer el padrón interno de 3.1 millones de afiliados, aprobar la entrega inmediata de los recursos al INFP y convocar al Congreso Nacional para noviembre de ese año, pero Polevnsky desconoció los acuerdos argumentando que violaban el estatuto.

El 10 de noviembre de 2019, el Consejo Nacional y el Comité Ejecutivo Nacional convocaron a Congreso Nacional para el 30 de noviembre de ese año, pero pese a que Polevnsky hizo la presentación de dicha convocatoria al lado de la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján y del presidente de la Comisión
Nacional de Honestidad y Justicia, Héctor Díaz Polanco.

Al final, el congreso no se realizó, porque Polevnsky se negó a convocarlo y terminó desconociendo
los acuerdos, pese a la existencia de un video donde los avala.

La conclusión es que, pese a los esfuerzos por mantener la unidad de Morena, ésta “no se logró”,
reconocieron.

Polevnsky ha judicializado la vida interna del partido. Ha cuestionado la validez del padrón de Morena
desconociendo los acuerdos del V congreso y la disposición del INE de enero de 2019. Intentó eliminar las candidaturas a la presidencia del partido distintas a la suya para quedarse sin rival al frente en la elección interna. También desconoció el proceso interno, organizado por el CEN por ella presidido y el secretario de Organización por ella designado, para evitar la realización del Congreso Nacional en noviembre de 2019”, resaltaron.

“Y particularmente grave porque un gobierno progresista sin partido y movimiento que lo respalde,
sin formación de cuadros, no tiene futuro”, vaticinaron.

Este es el liderazgo que Delgado necesita para fortalecer a Morena, el partido que dirige por decisión
de una encuesta, para encauzar el rumbo de Morena, sea cuál sea.

Contadores SDV

 

octubre 27, 2020

Deja un comentario