LA CÓNSUL DE ESTAMBUL

Por: Enrique Terán

Enrique Terán
Enrique Terán. Analista Político.

MENTIRAS VERDADERAS

 

Quizá la mayoría de los mexicanos; ni siquiera sepan donde esta Estambul en el globo terráqueo, pero ahora que la periodista Isabel Arvide fue nombrada el cónsul de Estambul y se desataron las criticas; algunas desmedidas y otras justas.

La periodista chata y su carrera anodina; ahora simpatizante de MORENA se sacó la lotería, literalmente.

Hay una nueva estirpe de periodistas militantes: “Lord Molécula”, Vicente Serrano y ahora Isabel Arvide como cónsul. Un periodista militante que defiende al gobierno en turno; deja de ser periodista y se convierte en panfletario, propagandista o burócrata. 

Octavio Paz decía que los agregados culturales, tienen más de agregados que dé culturales y algo sabia él; que vendía caro su amor al gobierno.

Y esta periodista olvidó que debía estar en la oposición siempre o una sana distancia del gobierno; pero se perdió, sucumbió a las dádivas y canonjías del poder; se hizo amiga del presidente y ha sido recompensada con un puesto en la diplomacia mexicana.

Leí un tweet donde un viejo, esos que evocan el pasado como un tiempo mejor; aclamó que extrañaba las épocas donde los cónsules eran Octavio Paz, Sergio Pitol, Rosario Castellanos y no pude evitar recordar el oxímoron épico de Joaquín Sabina: “No hay nada peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”.

Porque como estudioso de la cultura política; un tema que me apasiona demasiado; donde se exhiben las miserias humanas, los valores adquiridos y te das cuenta que no ha cambiado mucho las cosas.

Las relaciones del poder siguen siendo insanas, disfuncionales; es verdad que muchos callaron en siete lenguas cuando Enrique Peña Nieto nombro a su amigo Fidel Herrera cónsul en Barcelona, después de desfalcar a su estado natal Veracruz; que por cierto se robaba ceniceros finos.

Ciertamente Isabel Arvide no ha desfalcado a nadie, no ha hecho algun latrocinio, no es una escritora de gran linaje o prosapia aristocrática.

Ojalá aproveche la gran oportunidad que le han dado, esta canonjía opulenta; aprenda un idioma, compre libros; haga una buena representación en Estambul, se comporte de manera proba y no alimente el clasismo o el machismo, con actitudes cívicas nauseabundas. Porque ciertamente el servicio exterior es una de las mejores burocracias mexicanas, con sus asegunes.

Espero no nos abochorne en Turquía que su falta de preparación y experiencia; no desate la hilarante mezquindad de la derecha.

Por otro lado, se debe ir cambiando estas actitudes, propias de la cultura política mexicana; desmarañar las amistades, los afectos y que las capacidades probadas sean prioridad.

Tenemos cuadros formidables en la diplomacia; se me hace una carga para el presidente nombrar a alguien con pocas capacidades; es un error, pero tampoco hace despreciable al gobierno; dejar de ensañarnos, demos el beneficio de la duda a la señora Isabel Arvide; igual nos sorprende para bien, espero.

Atte Enrique Terán Carrillo

julio 31, 2020

Un comentario en “LA CÓNSUL DE ESTAMBUL

Deja un comentario