#LibertadParaAdan

Por: Rosalía Vergara

 

Rosalía Vergara. Analista Político.
Rosalía Vergara. Analista Político.

Rosalía Vergara
Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

Columna #NoPolitices

 

 

Una vez más me sumo a las voces que exigen la liberación del estudiante de Ciencias Políticas de la FES Acatlán, Adán Fernández Sánchez, “Kubo” encarcelado en el Centro de Prevención y Readaptación Social “Santiaguito” por culpa de unos encapuchados que fueron por parte de Erasmo, el ex jefe de vigilancia quien parece tiene más poder que el propio director, Manuel Martínez Justo.

El 5 de abril en la madrugada, Adán estaba en el histórico Kubo 906 de la FESA, como le dicen al campus universitario.

Ese cubículo era ocupado por los estudiantes desde 1987 cuando se formó un movimiento estudiantil contra las reformas que pretendía aprobar la UNAM para aumentar las cuotas, eliminar el pase reglamentario e imponer un modelo de evaluación distinto, de acuerdo con un texto publicado en Proceso este 8 de diciembre.

En el relato se cuenta que hubo violaciones sexuales esa madrugada, de las cuales no hablan ni en la FESA ni en la UNAM. Y los testimonios acusan que los agresores les advirtieron: “es por Erasmo y los dulceros”.
¿Serán acaso los que prefirieron volver el campus un tianguis, en lugar de salir al mundo a cosechar los frutos de una carrera universitaria, después de la huelga de 1999? #EsPregunta.

Erasmo González Castro es o era jefe de vigilancia en Acatlán y es conocido por reprimir estudiantes. El año pasado intentó ahorcar a uno de ellos, según un video difundido en redes sociales. El director dijo que lo separó del cargo, pero los hechos señalan que nunca dejó de reprimir a los estudiantes.


Los testimonios difundidos por Proceso revelan que los vigilantes estaban ebrios y se justificaron diciendo que les movieron las cámaras por lo que no pudieron ver la quema de edificios, las violaciones, los golpes, ni escucharon las alarmas.

¿Entonces por qué están ahí? ¿Serán sindicalizados? ¿Qué dirá el STUNAM? #SigoPreguntando.

El 5 de noviembre detuvieron a Adán Fernández, apodado “Kubo”, quien también había sufrido golpes en el ataque del 5 de abril en la FES Acatlán. Lo acusan de daño en propiedad ajena y hasta ahorita se desconoce cuál es su estado físico, su situación jurídica y ni la FES ni la UNAM han emitido un comunicado al respecto.

“Kubo llevaba muchos años defendiendo la lucha social que se daba dentro de nuestro plantel, siendo un referente para muchos de los activistas de Acatlán. El 5 de abril, defendiendo la resistencia feminista llevada a cabo por nuestro colectivo, resulta torturado y gravemente herido, necesitando cirugías para la reconstrucción de su mandíbula. Hoy está preso en el penal de Almoloya por acusaciones falsas en su contra”, indicaron sus compañeros en redes sociales.


Con los hashtags #libertadparakubo #launamviolenta #libertadadan #launamtortura #launamencarcela se quiere lograr sacar de la cárcel a un estudiante detenido por manifestarse, por protestar, por defender sus ideales.

Existe ya una queja ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por la detención de Adán Fernández, asignada con el número de expediente 2020/84309.

Adán ya cumplió un mes encarcelado, en un esquema que la FESA quiere perpetuar para tener a sus estudiantes alienados, temerosos por defender sus derechos al criminalizar a quienes alzan la voz para defenderlos.

Lo ha ido logrando, la FESA ha sido la que no va a paro en solidaridad con las demás facultades por violencia de género, nadie toma las instalaciones porque la represión ha fomentado la alienación, algo que no debe permitirse en la UNAM, porque ser universitario significa ser universal no solo formar parte del universo.

Contadores SDV

diciembre 9, 2020

Deja un comentario