Una nueva licencia para motociclistas

Por: Humberto Morgan Colón

Humberto Morgan Colón. Analista Político.
Humberto Morgan Colón. Analista Político.

 

 

COLUMNA/ QUE HABLE LA BANDA

Para miles de motociclistas de la ciudad de México, es un verdadero enigma el soslayo y menosprecio que hasta ahora, hacen de ellos la Ley de Movilidad y las autoridades de la Secretaria del ramo.

El artículo 6 de la citada ley, establece que la Administración Pública proporcionará los medios necesarios para que las personas puedan elegir libremente la forma de trasladarse a fin de acceder a los bienes, servicios y oportunidades que ofrece la Ciudad.

Para el establecimiento de la política pública en la materia se considerará el nivel de vulnerabilidad de los usuarios, las externalidades que genera cada modo de transporte y su contribución a la productividad.
Se otorgará prioridad en la utilización del espacio vial y revalorará la distribución de recursos presupuestales de acuerdo a la siguiente jerarquía de movilidad:

I. Peatones, prioritariamente personas con discapacidad y personas con movilidad limitada; II. Ciclistas; III. Usuarios del servicio de transporte público de pasajeros; IV. Prestadores del servicio de transporte público de pasajeros; V. Prestadores del servicio de transporte de carga y distribución de mercancías; y VI. Usuarios de transporte particular automotor.

Como se observa, después del numeral II, correspondería inscribir el término motociclista, con base en el nivel de vulnerabilidad, las externalidades que generan los modos de transporte y su contribución a la productividad.

No obstante, en la ciudad se ha privilegiado el ciclismo como tendencia de un activismo progress y coincidencia con algunos políticos que han incorporado esta práctica a sus agendas prioritarias, sin tener en cuenta las características y beneficios que el motociclismo presta a la ciudad.

Otro dato relevante en la citada Ley es el artículo 41 que a la letra dice, El Programa Integral de Movilidad debe contener como mínimo:
I. El diagnóstico; II. Las metas y objetivos específicos en función de las prioridades establecidas en el Plan General de Desarrollo de la Ciudad; III. Los subprogramas, líneas programáticas y acciones que especifiquen la forma en que contribuirán a la conducción del desarrollo sustentable de la Ciudad; como mínimo debe incluir temas referentes a: a) Ordenación del tránsito de vehículos; b) Promoción e integración del transporte público de pasajeros; c) Fomento del uso de la bicicleta y de los desplazamientos a pie, así como la accesibilidad para el desplazamiento de personas con discapacidad; d) Ordenación y aprovechamiento de la red vial primaria; e) Mejoramiento y eficiencia del transporte público de pasajeros, con énfasis en la accesibilidad para las personas con discapacidad; f) Infraestructura para la movilidad; g) Gestión del estacionamiento;…

Una vez más, vemos, que la supuesta integralidad del Programa de Movilidad no se cumple, pues sigue sin considerar el motociclismo como una actividad relevante para la ciudad, tanto en el número de viajes que se hacen en estos vehículos al día, el menor efecto en la huella de carbono con respecto a un
automóvil de cuatro ruedas y el beneficio económico que representa esta industria.

Pero ahora y no obstante el desdén que hacen la Ley y las autoridades sobre este modo de transporte, el gobierno de la ciudad a través de la Semovi, anunció la expedición de una licencia denominada A1, que será exclusiva para los usuarios de motocicletas y que estará lista a final del año.

Para ello, Andrés Lajous, titular de la Secretaría de Movilidad, firmó un acuerdo que da vida a la integración del Comité de Gestión por Competencias de Movilidad de Vehículos Particulares de la ciudad de México, que estará integrado por la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), el Observatorio de Transporte y Movilidad Metropolitana (OTMM) y el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Este órgano, se encargará de determinar cuáles son los conocimientos teóricos y prácticos que se deben de tener para manejar una motocicleta.

También informó, que en el curso se revisarán temas como el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México, mecánica, características técnicas de las motos, acciones de protección, y movimientos permitidos, pericia y capacitación.

Para que los interesados puedan tomar el curso, se designarán una serie de instituciones públicas y privadas, para que una vez aprobado el conductor, se le otorgue un documento que deberá presentar como uno de los requisitos para la obtención de la licencia A1.

Esta acción que puede ser relevante para la ciudad viene a destiempo y soportada en un marco legal endeble, además de que es inoportuna por la recesión económica que vivimos y con lo cual, se cargaran nuevos impuestos a los usuarios de este transporte, sin recibir contraprestaciones como una campaña de cultura vial que armonice la convivencia de motociclistas, automovilistas, ciclistas y peatones o el mejoramiento en la pavimentación e iluminación de las maltrechas calles de la ciudad.

Cabe destacar, que desde el año 2006, se ha librado una lucha ardua para que se consiguiera la circulación en vías primarias de ciclomotores de 250 centímetros cúbicos y mayores, el cobro adecuado de peaje en carreteras y autopistas concesionadas y evitar el uso obligado de chalecos u otros distintivos que tipifican a los usuarios de motocicletas como delincuentes.

Esta lucha ahora continuará, de manera pacífica y privilegiando el dialogo, para que se revisen las condiciones, los tiempos de emisión de la licencia, la incorporación seria y solida del concepto de motociclista en la Ley de Movilidad y se permita la participación de expertos de clubes en el Comité de Gestión por Competencias de Movilidad de Vehículos Particulares de la ciudad de México.

La licencia A1, puede ser una buena medida para la ciudad, pero los motociclistas consideramos que si somos sujetos de obligaciones, también lo debemos ser de derechos y ello implica, ser reconocidos por la Ley en igualdad de circunstancias.

 

Contadores SDV

noviembre 5, 2020

Deja un comentario