México tendrá cientos de miles de muertos por Covid-19 

Por: Rafael Guarneros

Columna/ COMO ANILLO AL DEDO

 

La tragedia que vive México y en especial la Ciudad de México, comienza a tener visos apocalípticos. Es una fuerte prueba para quienes nos gobiernan y será un reto para quienes aspiren a gobernarnos.

Con sus casi 9 millones de habitantes, la capital del país representa alrededor del 7% de la población nacional; sin embargo, ha sido el principal núcleo de la propagación del virus SARS-CoV-2 responsable de la enfermedad COVID-19.

Mientras que el pasado martes 23 de junio, la Secretaría de Salud reportaba 191 mil 410 casos confirmados de COVID-19 a nivel nacional, la Ciudad de México reportó 43,596 casos; es decir,  el 22.77% del total de las personas contagiadas en México.

Otro dato muy revelador es que mientras en el país se han confirmado 23 mil 377 fallecimientos por COVID-19, la Ciudad de México se confirmaron 5 mil 656 muertes por COVID-19 en su territorio; es decir, el 24.19% de los fallecimientos en México por el coronavirus se han dado en la Ciudad de México.

El sello que le ha impreso el Dr. Hugo López-Gatell  a su responsabilidad para guiar las políticas de contención y atención de la pandemia en nuestro país ha estado impregnado de problemas de actitud y egolatría, además de lo que incluso la OMS ha señalado como incoherencia entre los mensajes que dan a la población las distintas autoridades del país, por una evidente lucha de poderes; algo así como las que se dan en algunos matrimonios en los que uno de los integrantes de la pareja, nunca reconocerá sus errores y siempre tendrá la razón, aunque las evidencias indiquen lo contrario.

Mientras  Claudia Sheinbaum ha impulsado desde hace poco más de mes y medio el uso del cubrebocas, el doctor López-Gatell, se ha caracterizado siempre por desestimar su uso; mientras Claudia Sheinbaum trata de dar coherencia entre lo que dice y lo que hace al usar cubrebocas incluso al iniciar sus ruedas de prensa, ni el Dr. López-Gatell ni sus colaboradores lo usan, por lo menos al llegar a sus conferencias; mientras la Jefa de Gobierno ha emprendido una estrategia basada en aplicar la mayor cantidad de pruebas (tests) posibles para detectar a las personas contagiadas por coronavirus y romper las cadenas de transmisión del virus aplicando medidas de aislamiento y contención para que no se siga propagando el virus, el doctor López-Gatell insiste en sólo aplicar pruebas a las personas que ya presentan síntomas de la enfermedad.



Un caso lamentable representativo de lo anterior, fue cuando la esposa del primer fallecido por COVID-19 en México, se quejaba de que a ella ni siquiera le habían hecho la prueba para saber si estaba o no contagiada. Como este caso, se ha sabido de otros casos similares de familiares que se han venido suscitando en algunas partes del país.

Un episodio de esta lucha de poder y guerra de vanidad, se dio durante la conferencia del 10 de junio, en la que junto con el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud del Gobierno de la República, estuvo presente la Secretaria de Salud de la Ciudad de México, Dra. Oliva López Arellano, a la que le dejó muy poco tiempo y terminó el Subsecretario matizando la respuesta  que dio la Dra. Oliva López  a la pregunta que hizo una reportera.

En esa conferencia la Secretaria de Salud del Gobierno de la Ciudad de México, presentó el “Programa de detección y resguardo de casos COVID-19 y sus contactos” que incluye el trabajo territorial y la identificación temprana de casos.

Uno de los planteamientos torales de la Dra. Oliva López Arellano fue que “las epidemias, si bien se tienen que contener y atender en las áreas hospitalarias, un componente para el éxito de su contención-mitigación tiene que ver con el trabajo en territorio”

La intervención sanitaria propuesta incluye además dos componentes,como lo son las  recomendaciones para los cuidados compartidos y solidarios, así como reglas básicas de protección tanto para uno mismo como para la protección de los demás.

Recordó la importancia de las medidas básicas e hizo énfasis en la plataforma digital de reporte a Locatel  55 56 58 11 11 ante cualquier síntoma para poder iniciar su seguimiento, o mediante el envío de un simple mensaje de texto SMS al 51515.

Reafirmó que teniendo el programa como objetivo salvar vidas, se impulsa una intensa acción en campo, es decir, visitar las diferentes colonias o comunidades, y entre las acciones a desarrollar están:

 

–   Campañas de información casa por casa

–   Protocolo de atención temprana

–   Atención inmediata a través de Locatel

–   Detección intensiva de casos y contactos

–   Intensificación de pruebas y rastreo de contactos

 

Durante su exposición recalcó la importancia de la “búsqueda en campo de personas contagiadas, incrementando el número de pruebas”, asentando que si bien tiene la lógica epidemiológica, también representa la intensificación del rastreo y reducción del tiempo de entrega de los resultados.

Destacó la importancia de la detección a las personas asintomáticas portadoras del virus, con la finalidad de cortar la cadena de contagios y aislamiento temprano de personas asintomáticas que aún no tiene síntomas visibles. La estrategia del Gobierno de la Ciudad de México se distingue de la impulsada por el Dr. López Gattel, ya que mientras a nivel federal sólo se hacen pruebas a quienes ya tienen los síntomas de la enfermedad; en la Ciudad de México se busca “DETECTAR Y AISLAR A LAS PERSONAS ASINTOMÁTICAS”

Durante la mencionada conferencia, se apreció que el momento más tenso para el Dr. Hugo López Gatell, fue la justificación que dio la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, cuando afirmó que “diversos estudios han demostrado que un porcentaje importante, alrededor de 40% de los casos, pueden cursar asintomáticos”.

Este sólo dato representa una revelación que nuevamente pone en evidencia la tragedia por la que pasa el país; tan sólo basta con leer los datos del informe presentado el día de ayer martes 23 de junio, en los que aparecen 191,410 casos confirmados oficialmente de contagios en México.

Si esta cifra sólo representa el 60% y el otro 40% son personas asintomáticas que no han sido identificadas, entonces estamos hablando de que en realidad en México se habrían contagiado desde febrero a la fecha más de 319,016. Lo cual nos pondría como el quinto país con más contagios en el mundo.

Al margen de este desfile de cifras, es un hecho que la epidemia no está controlada, las políticas públicas han sido insuficientes, los mensajes que siguen emitiendo las distintas autoridades son contradictorios y muchas personas contagiadas asintomáticas no identificadas siguen representando en la calle un riesgo para la población vulnerable.

Más de 23,377 personas han fallecido de manera oficial por coronavirus, el número de casos de fallecimientos cada dos semanas se ha venido duplicando, lo cual nos lleva a pensar que en menos de un mes México podría ser el cuarto país con más mortalidad por coronavirus.

Mientras el liderazgo epidemiológico encabezado por el Dr. López Gatell siga contaminado por intereses políticos y tenga como principal debilidad la lucha de poderes, incluso egos personales, difícilmente se podrá evitar que se agrave la tragedia humanitaria.

Ya lo hemos dicho muchas veces, falta hacer obligatorias algunas medidas preventivas como el uso de cubrebocas y su adecuado uso. En la vía pública y en los parques públicos se ven aún a cientos de personas que no les interesa cuidar la salud de los más vulnerables, no usan cubrebocas e invaden la sana distancia de los demás usuarios de la vía pública.

Ya es tiempo de que las conferencias de prensa dejen de ser utilizadas para el golpeteo político desde el poder y para alimento de vanidades personales, se deben transformar en un medio útil para informar y orientar a la población científica, médica y en general a todos los habitantes del país,  sobre cómo podemos sumar los esfuerzos de todos para contener la oleada de contagios y muerte que sigue incontenible.

A nadie le viene como anillo al dedo, ocupar los primeros lugares de contagio y muerte por COVID-19 a nivel mundial. Ojalá y rectifique el Dr. Hugo López Gatell; él ha sido el principal responsable por su actitud y por subirse al ring político electoral, de que las conferencias sean un campo de batalla política más, siendo que deberían de ser el mejor instrumento para unir a todos los mexicanos en torno a combatir a este enemigo invisible que tiene como aliados la ignorancia y la politiquería.

Al ritmo actual de fallecimientos, en la próxima Navidad no estaremos hablando de decenas de miles de muertes en México por COVID-19, sino de cientos de miles de lugares vacíos alrededor de la mesa en la cena de Nochebuena y de Año Nuevo, debido a quienes perdieron la batalla contra el coronavirus en un ambiente enrarecido por la polarización del país en torno al proceso electoral del 2021.

junio 24, 2020

Deja un comentario