PARADÓJICAS PREDICCIONES

Por: Alejandro Villafuerte

Buen día estimado lector, quien escribe en este espacio, espera que dentro de todo lo que ocurre, se encuentre bien, pues no es para menos que en estos tiempos se valore más que antes la salud y nuestra vida.

Luego de mantener el confinamiento por varias semanas, se anuncia la llegada de la “Nueva normalidad”, curiosamente cuando en casi todo el territorio nacional, nos encontramos en alerta máxima, por el gran número de contagios y defunciones que se presentan, anunciados por la secretaría de salud.

Y nos preguntamos, ¿Qué ha sucedido? ¿Algo salió mal? Probablemente los cálculos de los especialistas en epidemiología y sus ciencias auxiliares fallaron, al creer que el fenómeno de repunte ocurriría antes, o como ellos mismos señalaban, que esperaban una epidemia controlada, pero larga. Sin duda esto resulta controversial y con diversas aristas por concluir.

Si bien el Gobierno Federal, realizó una campaña bastante aceptable, medianamente compartible entre los sectores de la población y bien difundida en los medios, en lo que se conoció como la “Jornada Nacional de sana distancia”, destacaron sus medidas preventivas. Dicha jornada que comenzó desde marzo y se preveía que para finales de mayo, esta concluiría con resultados positivos, en base a cálculos realizados por predicciones netamente científicas, para iniciar el paulatino regreso.


Pero sucede que la curva no se aplana, e incluso el mismo subsecretario Hugo López-Gatell, ha mencionado discrecionalmente que la población relajó las medidas de distanciamiento, por lo que podemos suponer que se trató de un mal cálculo, sobre todo en un país en donde la mayor parte de la población vive al día, no tiene una cultura de sana alimentación, etc.

No sabemos qué sucedió con las predicciones. El contexto económico, ahora sí obliga a reactivar los diversos sectores, con las medidas sanitarias impuestas, aun con el alto riesgo para la salud pública que esto pueda implicar. En lo referente a las competencias de los estados con la federación, estos últimos tendrán a su cargo sus poblaciones territoriales.

Ahora deberán trabajar arduamente principalmente en la comunicación, para que no exista una posible Confusión en la ciudadanía, al decir que la “Nueva normalidad”, signifique hacer caso omiso a las medidas sanitarias. Lo anterior por el temor a un nuevo rebrote. Paradójicamente a los gobernadores, les tocará la parte más difícil, en la que sin duda alguna, un buen control significará resultados positivos en la percepción del gobierno.



Los tiempos electorales se acercan, en el sentido que no podemos frenar la cultura democrática, y violar la constitución en la ampliación de los mandatos locales. Es justo ahí cuando diversos políticos, le piensan y le piensan bien, como sacar buen provecho a la situación.

Finalmente, como ocurre con la mayoría de los gobiernos electos democráticamente, especialmente en el federal, la pérdida de credibilidad llega, a esto sumémosle lo que tanto el presidente López Obrador, contradice: Los datos. Ahora paradójicamente no serán sus datos, si no los datos de conformidad que

percibe la ciudadanía. Especialmente aquellos datos relacionados a la salud pública por el COVID-19… Mientras tanto ya inició el banderazo para la construcción del tren maya.

En la próxima le hablaremos, de lo que se viene con los políticos, mientras tanto cuide su salud y la de los suyos.

junio 3, 2020

Deja un comentario