Peritos de la FGJ reclaman falta de insumos médicos para trabajar durante pandemia 

Por: Alfredo Páez Galindo

A pesar de los insumos médicos como cubrebocas, guantes, cofias y batas que han llegado de China y Estados Unidos, los peritos forenses de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) encabezada por Ernestina Godoy, no cuentan con el equipo necesario para realizar su labor.

En entrevista, peritos forenses y  criminalistas aseguraron que tienen miedo de contraer Coronavirus (Covid-19) en alguno de los cuerpos que recogen en la calle o en algún domicilio particular.

“Lo único que nos ha entregado la FGJ fue un cubrebocas y un par de guantes de la peor calidad, nosotros debemos pagar estos insumos médicos a diario de nuestro bolsillo, a pesar de que la Fiscalía debe darnos estos materiales.

“Nosotros no sabemos si una persona que murió en la calle o en su casa tiene coronavirus y podemos contagiarnos muy fácil”, dijo una perito que prefirió omitir su nombre.


El 17 de abril pasado, el Gobierno de la Ciudad de México publicó en la Gaceta Oficial el protocolo para el manejo de personas que fallecieron por sospecha o confirmación de Covid-19.

Dicho protocolo está dirigido a médicos, paramédicos y por supuesto peritos forenses.

En él se indica que los peritos deben portar de forma obligatoria durante su trabajo dos pares de guantes, además de máscaras de filtración FFP2 o N95 y no suplirlos por tapabocas.

Además deben usar  gogles o lentes de seguridad para evitar salpicaduras y batas impermeables de manga larga, en caso de que la bata no sea  impermeable, se debe añadir un delantal plástico desechable.

El protocolo publicado en la Gaceta añade que estos elementos deberán ser eliminados inmediatamente y no reutilizados en los casos en que dichos materiales puedan serlo.

Desgraciadamente esto no ocurre, pues desde que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, decretó la alerta sanitaria en la Ciudad de México, la mayoría de los peritos únicamente obtuvieron un cubrebocas y un par de guantes desechables

El protocolo indica que los cadáveres que se contagiaron de Covid-19 deben ser envueltos en su totalidad  sin retirar catéteres, sondas o tubos que puedan contener los fluidos del cadáver, en tela antifluido o sábana.

“Los riesgos habituales del trabajo en la sala de autopsia surgen del contacto con materiales infectocontagiosos, especialmente por salpicaduras, más que por inhalación de material infeccioso. 

“Los exámenes post mortem de pacientes con COVID-19 merecen especial precaución, ya que hay que considerar que los pulmones y otros órganos todavía pueden contener virus activo y se necesita protección respiratoria adicional (N95 o respiradores equivalentes) durante los procedimientos que generan aerosoles de partículas pequeñas (por ejemplo, el uso de sierras eléctricas y el lavado de intestinos)”, se lee en la Gaceta Oficial del 17 de abril. 

 

mayo 6, 2020

Deja un comentario