Prohibición de plásticos en CDMX salvaguarda intereses industriales: Greenpeace México

Por: Alfredo Páez Galindo

Por: Orlando Ramírez/

Las reformas aprobadas por el Congreso de la Ciudad de México a la Ley de Residuos sólidos para prohibir el uso de bolsas y plásticos de un solo uso, únicamente salvaguardan los intereses de las grandes industrias.

Así lo aseguró Miguel Rivas Soto, coordinador de la campaña “Libérate de Plástico” de Greenpeace México, quien aseguró que la medida únicamente abre la discusión en la materia para suplir los plásticos con otra medida reutilizable.

MéxicoViral ha  documentado que las reformas impulsadas por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)  a la Ley de Residuos capitalina prohíbe plásticos de un solo uso como medida para contrarrestar la contaminación, pero la Ley no aplica para la basura que se genera con bolsas de frituras, sopas instantáneas, aros de sixpacks, entre otros.

De acuerdo con Rivas Soto, gran parte de los cambios legislativos a nivel local y nacional responden a un “discurso de prohibiciones de plásticos que nosotros denominamos innecesarios y que pueden suplirse con alguna otra alternativa reutilizable”.

Mencionó que el problema real no está siendo atacado pues este se debe a la forma en la que se nos entrega cualquier tipo de insumo. “No puedes ir hoy al supermercado y comprar productos sin que te tengas que llevar plásticos que en muy corto tiempo van a terminar en la basura”, dijo.

Aunado a ello, comentó que no se está atacando el hecho de que los productores no se hacen responsables de lo que fabrican.

Actualmente se trata de una cadena de responsabilidades, la responsabilidad de los residuos cae en los municipios y estados y ellos a su vez la atribuyen al ciudadano.

“Si tu analizas la legislación de la ciudad verás que pone una responsabilidad sobre el ciudadano, una responsabilidad sobre el gobierno pero ninguna en quienes fabrican.
“Incluso la ley intenta dar soluciones como bioplásticos, pero sabemos que no son soluciones, y ahí es donde te das cuenta de que es una ley con buenas intenciones pero imperfecta y nosotros se lo dijimos a la diputada Alessandra Rojo de la Vega”, aseguró el activista.

Rojo de la Vega es la Coordinadora del Grupo Parlamentario del PVEM en el Congreso local y quien impulsó las reformas que entraran en vigor el primero de enero de 2020 prohibiendo bolsas de plásticos y en 2021 plásticos de un solo uso.

Rivas Soto enfatizó en que dichas reformas cuentan con un error conceptual que solo cambia la dinámica cultural de generar basura, puesto que ahora generaremos basura ecológica.

De acuerdo con el dictamen aprobado en el Congreso, se recomienda utilizar materiales biodegradables derivados de fécula de maíz, caña de azúcar o derivados de aguacate.

Sin embargo, Rivas Soto reiteró que cambiar la forma de pensar sobre “comprar y tirar” es lo que se debe atacar pues aún y con productos biodegradables se corren riesgos.

“La pregunta es si el costo ambiental lo vamos a seguir pagando porque para producir popotes de aguacate ahora lo que hay que hacer es producir más aguacate y por lo tanto eso significa que los agro tóxicos, el desplazamiento de las comunidades que ocurre en Michoacán, la afectación a la salud pública o a la contaminación del agua pues se incrementa porque lo que estamos intentando es suplir un material por otro y no cambiar el modelo”, explicó.

¿Cuestión de legislación?

En entrevista con MéxicoViral, la Diputada Alessandra Rojo de la Vega argumentó que las reformas que impulsó no contemplan los principales elementos contaminantes de los océanos como bolsas de frituras o anillos de sixpacks porque eso depende de la legislación federal.

En contraste, el doctor Miguel Rivas Soto dijo que eso solo es una excusa ya que la facultad de decidir que se hace con los residuos la tienen los municipios y estados.

Por ende, la Ciudad de México puede prohibir esos elementos tal y como lo hizo con las bolsas de plástico y plásticos de un solo uso.

Mencionó que lo aprobado no será motor del cambio cultural necesario porque tiene una salvaguarda para quedar bien con la industria: más productos pero ahora biodegradables y más caros.

“Tiene que haber una discusión sobre la legislación federal, sí, pero no debe ser si se prohíbe un plástico sino discutir quién es responsable de los residuos y hoy en día los responsables de los residuos son los municipios y lo que hay que hacer es cambiarlo porque quienes tienen que ser los dueños es quien los fabrica y los pone en el mercado”, expresó.

El activista agregó que la ley pudo haber sido muy buena si no fomentara el mismo consumo a la industria que ahora se cambia a consumo de productos biodegradables.

Asimismo, lamentó que ahora y de cierto modo, la presión ecológica que tienen los océanos también se trasladará al campo para producir “basura ecológica”.

 

 

octubre 18, 2019

Deja un comentario