¿Qué quieren los trabajadores?

Por: Rosalía Vergara

Columna|  #NoPolitices

 

 

Reportera de la Revista Proceso
@rosaliaproceso

El 1 de mayo próximo se cumplirá un año de la aprobación de la reforma de justicia laboral cotidiana y los trabajadores todavía no se la creen. Por fin pueden exigir el respeto a sus derechos laborales y sindicales con la Constitución en la mano y de cara a la nación, pero pasan los meses y solo muestran desinterés, apatía, desconfianza y resquemor. #NoEsParaMenos

Por más de treinta años, los trabajadores fueron utilizados como botín para ganar elecciones o defraudar al electorado. #HaigaSidoComoHaigaSido

En el pasado, el cual puede ser futuro, la clase obrera organizada debía volcarse a su “líder” o “líder charro” para lograr concretar su derecho a una plaza, a un salario justo, a subir de puesto, a obtener un crédito para vivienda o asegurar su jubilación.

Debía marchar el 1 de mayo, Día Internacional del Trabajo, porque había pase de lista y quienes no fueran con su contingente quedaban marcados no por ser malos empleados, sino por no hacerle “el caldo gordo” a su líder en turno.

Ahora no. Tienen derecho a elegir a sus dirigentes sindicales con el voto libre y secreto. #AdiósAlaManoAlzada

Pueden elegir al sindicato o crear uno nuevo para disputar la titularidad de sus contratos colectivos de trabajo. Se garantizarán las mejoras las condiciones laborales y se eleve la productividad de los empleadores.

Se creará un órgano autónomo para promover la imparcialidad y la libertad sindical, a través, del Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral. Se sustituirá a las Juntas de Conciliación y Arbitraje por los tribunales laborales adscritos al Poder Judicial de la Federación.

Terminará la extorsión porque con la acreditación ante el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral se evitará el chantaje de emplazamiento a huelga por parte de los sindicatos. #Etcétera

Pero los trabajadores no se la creen, no quieren creerlo o no quieren creer. #NoEntiendo


Este lunes 20 de enero de 2020, la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, exhortó a los gobiernos estatales a comprometerse para impulsar los cambios aprobados en la reforma laboral, el 1 de mayo del año pasado y pidió acompañar a los sindicatos en la adecuación de sus estatutos.
Lo anterior porque solo 21 entidades han enviado la información solicitada para el diagnóstico de seguimiento en los estados.

De las 32 entidades de la República Mexicana, dieciséis no requieren reforma constitucional, seis ya la realizaron y otros diez están pendientes de llevarla a cabo. De éstos, ocho ya presentaron un proyecto en los congresos locales o están en revisión por la Consejería Jurídica del Estado y, en los dos restantes, no hay avances.

En lo que respecta a la Ley Orgánica del Centro de Conciliación Estatal, solo tres estados ya aprobaron su ley respectiva, en cuatro más la iniciativa se encuentra en discusión en el Congreso local, en dieciocho está en revisión por la Consejería Jurídica y en otros siete no se reportan avances.

En cuanto a las leyes relacionadas al Poder Judicial, cuatro por amortizar sus leyes, en tres la iniciativa está siendo discutida en el Congreso local, en trece está en revisión en la Consejería Jurídica o el Tribunal Superior de Justicia local y en ocho no se reportan avances.

Las entidades con mayores aportaciones sobre la reforma laboral son el Estado de México, Hidalgo y Zacatecas. El menor avance está en Baja California, Jalisco, Michoacán, Quintana Roo, Sinaloa y Sonora.

En cuanto a la adecuación de los estatutos sindicales, solo diez entidades aportaron la información sobre el número de organizaciones sindicales activas con registro local. #NoEsElTrabajador #SonLosGobiernosEstatales

Por eso, no comprendo porque no cuestionan a las cúpulas sindicales y sí a la STPS, cuando en el pasado recriminaban al gobierno por meterse en la vida interna de los sindicatos.

Ni qué decir cuando, a casi un año de aprobada la ley, en los sindicatos donde habrá elecciones este año, se sorprenden porque, por primera vez para millones de trabajadores, podrán elegir a sus dirigentes, entre otras cosas contenidas en la reforma laboral.

Por lo anterior, sigo sin entender porque los trabajadores no defienden sus derechos si la ley está a su favor y aunque no es perfecta, sí es perfectible.

enero 21, 2020

Deja un comentario