REPORTAJE | Plásticos contaminantes del mar seguirán en el mercado por reformas a medias del PVEM/

Por: Alfredo Páez Galindo

Por: Orlando Ramírez

  • Los plásticos que continen productos de empresas trasnacionales como cerveceras, pan, frituras continuarán en el mercado y segurán parando en el océano.
  • La ley aprobada en el Congreso daña a los pequeños comerciantes, quienes aumentrán los precios de comida para pagar envases orgánicos.

Aunque el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) impulsó la prohibición de plásticos de un solo uso en la Ciudad de México, esta norma no aplica para toda la basura que contamina el país.  

Los anillos de plástico de sixpacks para cervezas, bolsas de frituras, vasos de unicel de sopas instantáneas, entre otros, no están consideradas en la reforma a la Ley de Residuos del Distrito Federal que promovió la diputada Alessandra Rojo de la Vega.

En entrevista con MéxicoViral, la legisladora comentó que los productos plásticos que se utilizan para envoltura de alimentos y otros productos del mercado no están considerados en las reformas a la Ley de Residuos que prohíben el uso de bolsas y plásticos de un solo uso.

Dichas envolturas y envases pasan a formar parte del 48 por ciento de la basura que la Secretaría de Medio Ambiente atribuye a los ciudadanos una vez que estos productos son comprados y cuyo destino es el mar y rellenos sanitarios.

De acuerdo con Rojo de la Vega, quien preside la Comisión de Preservación de Medio Ambiente, Cambio Climático, Protección Ecológica y Animal del Congreso Capitalino, no se pidió a las empresas cambiar dichos envoltorios.

Aseguró que es un tema que también debe ser tratado a nivel federal y que la actual ley fue reformada específicamente para regular bolsas y elementos de un solo uso como pajillas, tenedores, vasos, globos y platos, entre otros.

Alessandra Rojo de la Vega, diputada del PVEM

 

“La ley que se hizo es para las industrias, para que no se produzcan y comercialicen estos productos. Si la industria cambia eso se deja de producir y los comerciantes no van a tener que comprar estos materiales de un solo uso, van a tener que comprar las nuevas bolsas hechas de material cien por ciento compostables”, dijo.

Sin embargo, la mayoría de los productos que se pueden encontrar en un supermercado o tienda de abarrotes tienen algún tipo de plástico que no se prohibió en las reformas.

Las reformas fueron aprobadas por el Congreso de la Ciudad de México el pasado 8 de mayo y los nuevos parámetros entraran el vigor el primero de enero del 2020 en el caso de las bolsas de plástico y para el 2021 el para plásticos de un solo uso como popotes, globos, platos y vasos desechable.

De acuerdo con el dictamen aprobado por el Congreso de la Ciudad de México, serán exentados de prohibición productos de plástico que sean necesarios para la conservación de alimentos y para uso médico.

Aunado a esto, en el dictamen de ley se especifica que hay alternativas a utilizar como productos bioplásticos a base de fécula de maíz, de caña de bambú o de almidón de papa.

“Nos tenemos que ir por partes, soy de la idea que estas empresas tienen que ir evolucionando a nuevas tecnologías cien por ciento renovables y compostables” pero “Involucrar los empaques tiene que tener un tiempo y un proceso”, aseguró la legisladora.

Ante la interrogante de cómo se vería afectada la gente y los pequeños y medianos comerciantes que necesitan de estos utensilios de fácil acceso, Alessandra Rojo de la Vega Piccolo aseguró que para estas medidas hubo mesas de trabajo para garantizar un buen precio.

“No afecta al ciudadano, por eso se está estableciendo mesas de trabajo y se creen nuevas tecnologías con precios de garantía y que las produzcan las empresas de la mano con el gobierno y que exista la posibilidad de que comprarlas a un buen precio”, dijo.

No obstante, en la CDMX habitan aproximadamente 8.5 millones de personas que de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente generan 12 mil 816 toneladas de basura.

De esta cantidad el 48 por ciento proviene de los domicilios, y el 52 por ciento restante derivan de comercios, de servicios, de mercados, residuos hospitalarios y lugares diversos.

 

octubre 17, 2019

Deja un comentario