Revelan modus operandi de abusos sexuales en escuelas; en Guanajuato reportan 10 casos

 

Los abusos sexuales en escuelas de México tienen patrones comunes de los violadores, reveló la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia (ODI) en el informe “Es un secreto. La exploración sexual infantil en escuelas”.

El documento señala 18 casos particulares de estudio donde se determinó una red de abuso contra menores, pero documentan más de un centenar de casos, algunos con menos referencias que otros.

“Los casos documentan patrones reiterados de que los niños y niñas eran severamente amenazados. Silenciados por el temor, manifestaban lo que estaba sucediendo a través de su comportamiento. En caso tras caso, es a partir de la pregunta expresa de los padres que los y las niñas empiezan a develar la violencia vivida”, señala el informe.

En Guanajuato la ODI documentaron 10 casos, entre ellos, el abuso de una menor en el preescolar Narciso Mendoza en el municipio de Uriangato en 2011. El abusó fue cometido por el conserje, Jorge Rodríguez García, pero se determinó la protección del victimario por parte de la directora Ma. Del Carmen García Ortiz y a la Maestra Esperanza Pérez López, adscrita al mismo Jardín de Niño.

“Mi menor hija me empezó a decir que un día en la hora del recreo, el conserje la había jalado al baño de maestros, donde la encerró, que se había bajado el pantalón y le había enseñado su pene, que incluso le dijo que le tocara pero que mi hija no había querido”, consta en la recomendación 96/11-E emitida el 13 de agosto de 2013 por la Procuraduría de Derechos Humanos del Estado de Guanajuato.

Entre las conclusiones del informe está que las autoridades educativas y de impartición de justicia han sido omisas en la investigación de los casos de abuso, siendo hasta que los menores lo han expuesto con sus padres que se actúa.

“Se documenta también que la respuesta inmediata de las autoridades escolares omite denunciar el posible abuso. La práctica institucionalizada por la SEP de proceder con una investigación interna ante la denuncia de delitos graves, hace difícil distinguir entre la omisión y el encubrimiento”, se determinó.

Entre los patrones comunes en los 18 casos principales de estudio, se detalla que en 16 instituciones los niños y niñas describen actividades ritualistas como ser desnudados y amarrados, ser obligados a orinar sobre otras personas o a introducir las manos en orina mientras son agredidos.

“En 4 escuelas se reporta el uso de máscaras o disfraces. En 13 escuelas se agrede a las víctimas en grupo. En 16 escuelas se reportan múltiples adultos presentes durante el abuso. En 17 escuelas se denuncian actos de encubrimiento. En 10 escuelas hay adultos que facilitan el abuso de los niños y niñas. 46 y en 1 escuela los niños y niñas reportan ser disfrazados como animales y obligados a ladrar”, documentó el informe.

Contadores SDV

Sé el primero en comentar

Deja un comentario