Una Goya, una Goya… a distancia

Por: Rosalía Vergara

Rosalía Vergara
Reportera de la Revista Proceso
Twitter: @rosaliaproceso
Facebook: /rosalia.vergara
Instagram: rosalia_vergara

 

Columna/  #NoPolitices

 

Hace más de dos décadas estudié periodismo y comunicación en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Primero en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH). Después, en la FES Acatlán.

Nuestros grupos eran grandes, de más de 30 o 40 alumnos, al grado de dividirnos. La mitad del grupo tomaba una clase el martes y el resto el jueves. Y los viernes que eran muy sociables, ya ni siquiera se distinguía quién pertenecía a qué turno.

En el CCH yo iba en el segundo turno, de 10:00 a 14:00 horas. En Acatlán primero fui en la tarde, después en la mañana y a la mitad de la carrera estaba todo el día en la escuela, en ambos turnos y aunque no era muy sociable, me divertía mucho en la universidad.

Tengo todo tipo de recuerdos de mi etapa cecehachera y universitaria. Mis mejores amigas: Ana, Lilia, Angélica y Angela son acatlecas, mis hermanas de vida, mis compañeras de viaje, siempre juntas, en esto y en todo.

Todavía recuerdo que debí esperar meses para que llegara por correo postal mi resultado para entrar al CCH. Si recibía un sobre pequeño, me había quedado. Si el fólder era grande, no había pasado la prueba. Pasé meses de angustia, los cuales no volveré a pasar yo, pero tampoco ninguna persona
joven con sueños y aspiraciones.

O cuando recibí mi carta de aceptación en Acatlán y junto con mi amiga –que conocí en el CCH y mi tía nos metió a un curso para que no anduviéramos perdiendo el tiempo durante las vacaciones—nos escapamos de Taxqueña hasta Cuatro Caminos para que yo conociera la escuela y me enamoré de ella.

Nos separamos. Ella estudió en Aragón y la distancia hizo lo propio. Todo eso está ahí, en el cajón de las cosas bonitas que me han pasado en la vida, como salir de clases en Acatlán para irme a Ciudad Universitaria acompañando a una amiga a ver a su novio que estudiaba en Filosofía y
Letras.

En esto y muchas cosas pensaba el 22 de julio pasado, cuando estaba leyendo los comunicados de la UNAM sobre el regreso a clases o que deben esperar hasta el semáforo verde para hacer su examen de admisión.

Porque, debido a la variación del color en el semáforo sanitario de la  Zona Metropolitana del Valle de México, entre rojo y naranja, la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus determinó que la UNAM no regresará a las actividades presenciales al concluir el
periodo vacacional.

Las modificaciones al calendario escolar aprobadas por la Comisión de Trabajo Académico del Consejo Universitario, las cuales determinan el inicio del nuevo ciclo escolar para el 21 de septiembre se mantendrán siempre y cuando, en dicha fecha, el semáforo sanitario de la región correspondiente sea
de color verde.

De lo contrario, añadió, el comienzo de las actividades escolares será pospuesto y recalendarizado previa aprobación de las instancias universitarias correspondientes.

Desde la fase amarilla, los directores de las entidades académicas y dependencias administrativas establecerán, previo a la reapertura, todas las medidas de prevención y seguridad anunciadas y consensuadas con las comisiones locales de seguridad y de conformidad con los Lineamientos generales para el regreso a las actividades universitarias en el marco de la pandemia, publicadas en la Gaceta UNAM del 22 de junio de 2020.

Se determinarán los horarios de ingreso y salida escalonados, evitando las horas de mayor confluencia de tráfico y transporte, se decidirán la forma en que esta primera etapa regresará el personal académico de tiempo completo y el personal administrativo, dado que el aforo no podrá ser mayor del 30% del total de estas poblaciones en la entidad o dependencia.

Se instruirá al personal académico y administrativo perteneciente a grupos vulnerables o considerados dentro de los casos de excepción para no presentarse a laborar y continuar trabajando a distancia, sin menoscabo de sus derechos y prestaciones laborales durante el tiempo de duración de esta situación excepcional.

Se vigilarán las medidas sanitarias y la detección de probables casos de acuerdo con lo aprobado por el grupo de expertos universitarios, se supervisará que los responsables sanitarios designados cumplan con la revisión de los lineamientos y medidas establecidas por la comisión local de seguridad para evitar la propagación de la pandemia por Covid-19.

Los resultados de esta inspección serán informados semanalmente al Comité de Seguimiento de la administración central para evaluar y revaluar las medidas implementadas.

Se propiciará, además, con todas las medidas sanitarias y de forma escalonada la titulación o graduación del alumnado que así lo requiera. El 18 de junio, la UNAM dio a conocer los Lineamientos Generales
para el Regreso a las Actividades Universitarias en el marco de la Pandemia, para proteger a la comunidad universitaria, las cuales serán implementadas en todas las entidades y dependencias en la reanudación de actividades laborales, sociales, educativas, deportivas y culturales de forma ordenada, paulatina y progresiva, procurando en todo momento la protección del derecho humano a
la salud.

90808113. Naucalpan, 8 de Ago 2019 (Notimex-Especial).- Estudiantes de la FES Acatlán, que piden más compromiso a servidores de transporte público de pasajeros, para evitar asaltos. Naucalpan, Estado de México, 8 de agosto del 2019. NOTIMEX/FOTO/ESPECIAL/COR/HUM

Para elaborar el lineamiento se tomó en cuenta la estructura y particularidades de la UNAM y los Lineamientos Técnicos Específicos para la Reapertura de las Actividades Económicas, publicados en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 29 de mayo de 2020.

Los universitarios, como sus visitantes que accedan a las instalaciones deberán quedarse en casa si presentan síntomas relacionados con el Covid-19, evitar todo tipo de contacto físico, mantener una sana distancia de al menos 1.8 metros con el resto de las personas, usar cubrebocas de manera adecuada, sobre nariz y boca, caretas o pantallas en caso de requerirlos. Estos dos últimos insumos no sustituyen al cubrebocas.

Además, se deberán lavar frecuentemente las manos con agua y jabón o utilizar gel antibacterial al 70% de alcohol, no tocarse con las manos la nariz, la boca o los ojos, evitar tocar, en la medida de lo posible, cualquier tipo de superficie como barandales, puertas, muros, botones, etcétera.

Se utilizarán los filtros de seguridad sanitaria, guardando para ello una sana distancia y siguiendo las indicaciones específicas que en ellos reciban; evitar la presencia de acompañantes, especialmente menores de edad o personas con alto riesgo de contagiarse de Covid-19.

Además, evitar, en la medida de lo posible, el uso de joyería y corbatas, no compartir materiales, instrumentos y cualquier objeto de uso individual, evitar, siempre que sea posible, el uso de elevadores, el cual será reservado preferentemente para personas con discapacidad o adultos mayores.

En los espacios abiertos se utilizarán señalizaciones que aseguren la sana distancia, cuando así se requiera y en las áreas para realizar trámites se propiciará la realización de los mismos de forma remota.

Donde no sea posible garantizar la sana distancia entre trabajadores se podrá optar por el trabajo a distancia, horarios escalonados, modificación de turnos, horarios flexibles y otros esquemas para evitar la concentración del personal en las instalaciones. Habrá dispensadores con gel y solución desinfectante a base de cloro a libre disposición de la comunidad.

Debido a que las aulas, salones de seminario, auditorios, laboratorios, bibliotecas, clínicas, espacios de servicios a la comunidad, entre otros, es muy variable, cada dependencia o entidad deberá determinar su aforo seguro, como reducirlos al 50% de su capacidad o asignar 3 metros cuadrados por persona,
buscando preservar distancias seguras.

En los baños, vestidores, casilleros, cafeterías o comedores se colocarán marcas para indicar la distancia mínima entre personas. Se buscará favorecer la ventilación natural, se establecerán roles para la asistencia de estudiantes a actividades presenciales, alternando su asistencia y por orden alfabético para
favorecer la organización.

Habrá programas de capacitación por el Comité de Seguimiento para toda la comunidad universitaria, principalmente en el personal directivo, sobre las acciones y medidas para prevenir las cadenas de contagio por Covid-19, entre otros puntos, los cuales pueden ser consultados en el siguiente link:
https://www.dgcs.unam.mx/boletin/bdboletin/2020_528.html

Después de leer todo esto, pensé qué hubiera hecho yo si me hubiera tocado vivir en esta Nueva Normalidad, pero como eso nunca lo sabremos, solo me queda desear que las y los universitarios se adapten y no permitan que sus sueños o sus aspiraciones se contagien de un virus y mueran.

¡Una Goya! ¡Una Goya!

 

 

 

julio 28, 2020

Un comentario en “Una Goya, una Goya… a distancia

Deja un comentario