UNAM y CDMX harán fábrica de mascarillas N95 

Por: Alfredo Páez Galindo

  • El Gobierno capitalino recibió una donación de 22 mil juegos de equipos de protección, por parte de la UNAM, para residentes de los hospitales en la capital del país.
  •  Sheinbaum resaltó la colaboración con la UNAM para llevar a cabo trabajos de investigación, producción de insumos, equipo y apoyo médico en la Ciudad de México.

 

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que se invertirán 17 millones de pesos para la creación de una fábrica de mascarillas de protección N95, que se llevará a cabo en conjunto con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las mascarillas serán usadas por la ciudadanía y el personal médico con la finalidad de no contraer el Covid-19 en las actividades diarias de la ciudad. 

Sheinbaum destacó que la colaboración con la UNAM ha sido fundamental para llevar a cabo trabajos de investigación, producción de insumos, equipo y apoyo médico durante la pandemia derivada por el COVID-19 en la Ciudad de México.

 

“Tenemos muchísimos programas de colaboración con la UNAM, pero en particular ahora, desde que inició la pandemia (…) es un proyecto de investigación que no solo involucra a la Ciudad de México, obviamente también a distintas entidades del Gobierno de México, a la Secretaría de Salud, por supuesto, que participan en este proyecto tan importante para el país”, puntualizó.

El rector de la UNAM, Enrique Graue Wiechers, entregó de manera simbólica y en videoconferencia, a la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, 22 mil kits para proteger a 668 médicos residentes de 26 especialidades y subespecialidades de los hospitales de la red de salud capitalina, en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19.

Graue destacó la oportunidad que ha tenido la Universidad de trabajar de la mano con la Ciudad de México para hacer frente a la pandemia. 

“Se estima que casi el 70 por ciento de las destrezas de un especialista las adquiere a través de los residentes de años superiores. Esta es una de las labores docentes más genuinas que existen y los residentes no se ven unos a otros como maestros”, señaló.

Subrayó que los equipos de protección –que contienen tapabocas, batas, guantes, gafas de protección y caretas (las únicas lavables)- son para proteger a estos médicos que “viven” en los hospitales, aunque no necesariamente atiendan todos a pacientes con SARS-CoV-2.

La secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, Rosaura Ruiz Gutiérrez, explicó que en la creación de la fábrica de mascarillas de protección N95 participan la Facultad de Medicina, el Instituto de Ingeniería y el Instituto de Física de la UNAM, con el objetivo de realizar los controles necesarios para que los cubrebocas cuenten con las especificaciones.

El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición (INCMN) apoyaron en la revisión de la parte anatómica y ergonómica.

Comentó que la UNAM apoyará con recursos económicos, que anunciará la propia institución, para aumentar la producción en la fábrica de Mascarillas N95.

Además, tiene a su cargo la coordinación del Área Administrativa de la Unidad Temporal COVID-19 y la Secretaría de Salud capitalina el Modelo Médico.

La UNAM también colabora con la transportación de las muestras de las personas que se realizan la prueba de RNA -que certifica la presencia o no de COVID-19, incluso en pacientes asintomáticos-; el INCMN, el INER, el Instituto Nacional de Medicina Genómica (INMEGEN), participan en la aplicación y la validación de pruebas para la detección del virus.

 

 

mayo 17, 2020

Deja un comentario