(Video) Gran torneo de box en el Salón Tropicana

Por: JONATHAN YÉPEZ

  • El Salón Tropicana fue testigo de diferentes peleas, en las cuales destacaron los puños  azules, pues ganaron la mayoría de las peleas expuestas, en esta nueva entrega de box amateur dónde debutaron varios jóvenes y chicas menores de edad.

 

Durante la función de box, jóvenes de diferentes edades, escuelas y categorías, se enfrentaron en el cuadrilátero del salón Tropicana, el cuál se encuentra en la alcaldía Cuauhtémoc, sobre el Eje Central Lázaro Cárdenas No. 43, al lado del Museo del Tequila.

Las primeras peleas las protagonizaron los más pequeños en la división amateur, los cuales no  se fueron sin dar lo mejor de sí, pues en el torneo hubo de todo, ganchos, volados, jab, cross upper cut y empujones. Los menores peleaban en dos bandos unos con guantes rojos y unos  con guantes azules, de los que más destacaron fueron los pequeños boxeadores de guantes  azules, ya que por decisión de los jueces su pelea tuvo un gran desenlace, de inicio a fin.

De las peleas que más destacaron, nos encontramos con Litzy y Pamela quienes debutaron  con una serie de combinaciones duras, metiendo empeño y alma en cada trancazo que encestó en el rival, aunque ambas tuvieron una gran batalla Pamela tuvo la mejor estrategia, la cuál la llevó a la victoria en el tercer round.

Después de aquél encuentro de puños, siguieron los boxeadores Said López y Emiliano Luna, los cuales llegaron hasta el round final, dándose con todo, cara a cara, ninguno abandonó sus  sueños y ambos tuvieron una pelea limpia, dónde la victoria la protagonizaron los dos, pues  hubo un empate al momento de tomar la decisión, ya que pelearon muy parejos.

En seguida el público se encendió pues el ambiente no era para menos, los gritos y apoyo por  parte de familiares y amigos se hicieron presentes en aquel evento, pues en el cuadrilátero aún había energías y muchos boxeadores más, esperando con ansias hacer su debut en una pelea que demostrará sus esfuerzos en esta disciplina.

En el medio tiempo hubo una invitada, Rocío Vega, la cual anteriormente aperturó el ring, con el himno nacional y más tarde en el medio tiempo con canciones de Juan Gabriel, fue quien puso a bailar al público y hasta a un pequeño boxeador, quien al ritmo de la canción empezó a hacer sombra, para deleitar al público con su técnica.

Durante el evento se hizo presente, el Vicepresidente Deportivo Jorge Arturo Smith, quien invitó a los jóvenes a practicar este tipo de disciplinas, ya que él, como practicante, siente que  es lo mejor para el desarrollo, el crecimiento mental y emocional en los jóvenes.

“Mi invitación hacía ellos sería que aprovecharán el tiempo que tienen libre, el tiempo que  tienen para trabajarlo y que sumen a su potencial, físico mental y emocional, porque eso en un futuro, cualquiera que sea el objetivo que quieran trazarse los va a formar, para que puedan  cumplirlos, sea científico, sea tecnológico, sea deportivo, sea cultural van a ser gente de objetivos y te apuesto que van a alcanzarlos” Jorge Arturo Smith, Vicepresidente Deportivo.

CRÓNICA/ CARA A CARA

En el salón Tropicana el ambiente del boxeo se vive a su máximo esplendor con jóvenes que  aspiran a la grandeza y que lo demuestran a base de puños y esfuerzo, eran las 5 de la tarde aproximadamente, cuando el ambiente se puso serio, dos jóvenes promesas del box a nivel amateur con un una categoría Walter se aproximaron al ring, demostrando su agilidad y destreza en cada puño que soltaban, la gente gritaba, y se emocionaba, estos dos jóvenes  representando el color azul y rojo se enfrentaban con la seriedad de un campeonato mundial, ambos intercambiaban golpes y miradas, su destino manchó los guantes de sangre de ambos y sus rostros no se quedaban atrás.

El tiempo durante cada round no bastaba para demostrar su coraje y pasión, por lo cual en el segundo round los trancazos de ambos no cesaban y la campana ya había tocado, todos escucharon las ondas de sonido que emanó el golpe del martillo al pedazo de hierro, a excepción de ambos boxeadores.

Uno de nombre Ulises Barajas representando el color rojo, el otro competidor Leonardo  Baceda representando el color azul, intercambiaban energía en cada golpe, sin esperar el timbre, el público impactado por la ferocidad de ambos boxeadores empezaban a gritar y echar porras, el referí parecía no intervenir pues andaba tan concentrado en lo que veía que perdió la noción del sonido, a lo cual la gente empezó a reprochar

– ¿A qué horas va a pararlo?

– No mames parece sordo el wey, ni los separa ni hace nada

Otros le enviaban saludos maternales desde los silbidos, puesto que se tardó en reaccionar, 

dejando que los boxeadores en escena, siguieron intercambiando combinaciones en el 

cuadrilátero.

Al finalizar el segundo round, los jóvenes boxeadores tomaron su debido descanso, dónde se percataron de la sangre que chorreaba de sus narices y cara, atentos a lo que les decían en su esquina tomaron adrenalina y coraje y así se prepararon para el tercer round.

Sin embargo en el descanso la gente gritaba y opinaba sobre quién ganaría, el boxeador del color rojo tenía mucha más técnica en los golpes, pues la mayoría acertaban aparte de su apariencia tosca y grande, sus golpes eran más fuertes que los de su adversario, sin embargo también había salido lastimado de aquél segundo asalto.

En el ring apareció la edecán de cuerpo atlético y sexy, mostrando el número 3 junto con su atuendo pegado al cuerpo el cuál potencializaba su belleza, y daba señal de que el siguiente round estaba por iniciar, terminó de caminar por el ring y enseñar el enorme 3 que cargaba y en seguida ambos boxeadores regresaron al ruedo.

Ambos con la mentalidad de ganar se fueron a los golpes con todo, daban y recibían, era un intercambio navideño desde otra perspectiva, ambos con la mirada fija en el otro, soltaban  golpes cada vez con mayor fuerza pero con menos precisión, se notaba ya el cansancio, el boxeador de azul se pegaba más a las cuerdas, pues Ulises lo tenía entre la espada y la pared, sin embargo a la primera oportunidad que tuvo Leonardo le acertó una buena combinación de golpes. 

Sonó un silbato, advirtiendo que sólo había 10 segundos para demostrar quién se llevaría la gloria, a lo que ambos reaccionaron con lo mejor de sí, y se lanzaron sin miedo a recibir, golpe tras golpe, cara a cara enfrentaron su destino sin miedo y con coraje, llegaron los últimos segundos del tercer asalto y terminó el duelo, ambos tenían los rostros manchados con sudor y sangre, miradas cansadas y a la expectativa de los jueces, eran las 5:17 pm cuando el jurado determinó la victoria de Ulises.

Ambos se miraron se abrazaron y Ulises sonrió con la cara en alto, sentía que lo había logrado, era su momento y disfrutó, se fue acompañado de todo su equipo directamente a descansar.

En seguida lo intercepte y le hice unas cuantas preguntas

– Buenas ¿Cómo te sientes después de aquel encuentro?

– Bien, me siento feliz de haber ganado 

– ¿De dónde vienes? 

– De Tlalnepantla de Baz

– ¿Cuál es tu motivación para boxear?

– Mi familia y mis amigos que me apoyan 

– ¿Cuánto tiempo llevas boxeando?

– Aproximadamente 2 años y medio

– ¿Piensas agarrarlo como profesión o estudias aparte?

– Pienso agarrarlo como profesión, pero también tengo otros tipos de estudios

Ulises tenía tan solo 15 años y era la segunda vez que ganaba en un torneo amateur, se sentía  feliz y estaba acompañado de su novia, amigos y familiares, aún sentía la adrenalina de el último round, sin embargo estaba motivado a seguir este camino, pues al principio algo que era solo un hobby para mantener un buen físico, lo llevo a algo para poder crecer a nivel personal y a nivel profesional.

En seguida después de aquella entrevista, me encontré a Leonardo alguien quien apenas 

llevaba un año en el mundo del boxeo y de igual manera le hice unas cuantas preguntas.

– ¿Es la primera vez que peleas a nivel amateur?

– No, es la segunda, en la primera vez gané por noqueó en el segundo round

– ¿Piensas seguir en este mundo del boxeo?

– Si, voy a hacer campeón del mundo 

– ¿Cuándo saliste a pelear cómo te sentiste?

– Al principio un poco tieso, pero nos fuimos desenvolviendo en la pelea

Leonardo es un boxeador con el sueño de llegar a ser campeón del mundo, tiene 17 años y es la segunda pelea que debuta en amateur, aunque para él no fue completamente justa la pelea, pues su oponente pesaba 5 kilos más que él, estaba feliz porque dio lo mejor en el ring, y tenía en mente seguir boxeando y también retomar sus estudios académicos, fue con su equipo y se notaba feliz pues sabía que había dado una buena pelea y que ese apenas era el comienzo.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario